BAQUIA

Marketing en las redes sociales: ¿es tu contenido humano?

A medida que la comercialización y el marketing de contenidos penetran con fuerza en las redes sociales, encontramos cada vez más contenido programado y artificial. Mientras que las herramientas de programación de contenido facilitan en gran medida el trabajo de las empresas en las redes sociales, también tienen el riesgo de empañar la personalidad de una marca si no se utilizan adecuadamente.

Son muchas las empresas que tienden a caer en la espiral de la autopromoción y el marketing masivo en las redes sociales, olvidando que detrás de la web social hay seres humanos y no máquinas. Si nos centramos en la actividad de estas empresas en Twitter, podemos observar cómo, a fin de mantenerse constantemente en la parte superior del timeline de sus seguidores, publican diariamente cientos de tuits programados que en ocasiones pueden incluso resultar molestos.

Con esto no digo que debamos renunciar por completo a las herramientas de programación de contenido en las redes sociales, ya que éstas son totalmente necesarias para la mayoría de empresas. Sin embargo, tampoco debemos abusar de ellas. Ceñirnos a la archiconocida regla del 80/20 (el 80% de nuestro contenido publicado debe ser humano y original, dejando un 20% a la programación y la autopromoción) puede ser una buena manera de gestionar nuestro contenido en las redes sociales.

Tipos de contenido humano 

Ya conocemos la teoría, pero la cosa se complica cuando intentamos ponerla en práctica. Queremos publicar contenido humano pero, ¿por dónde empezamos? Para que este tipo de contenido tenga éxito, debe hacer un llamamiento a las emociones humanas con el objetivo de despertar el interés de nuestros seguidores. Social Media Today ha publicado un artículo en el que sugiere tres tipos de publicaciones muy útiles para conectar con las emociones de las personas: 

– El informativo. Este contenido tiene el único propósito de divulgar conocimiento, ya sea sobre un evento, una noticia de actualidad, un nuevo producto, etc. Sin embargo, debemos tratar de dar a este contenido un enfoque cohesivo. De esta manera, conseguiremos aumentar la credibilidad de nuestra marca. Por ejemplo, debemos proporcionar información, opiniones y recomendaciones sobre toda la industria, incluyendo a nuestros competidores. Estudios, análisis y citas de expertos también serán bien recibidos por nuestros seguidores. En definitiva, asegúrate de que proporcionas valor real más allá del tuyo propio.

                     Screen_shot_2013-09-23_at_11

– El creativo. Aquí tienen cabida las campañas y concursos. Se trata de contenido atractivo, frecuentemente visual y compartible. Si logramos que este contenido llegue a nuestros seguidores y éstos lo compartan, lograremos ampliar nuestro alcance. Sin duda, es un claro ejemplo del tópico “más vale calidad que cantidad”.

                     Contenido creativo

– El divertido. Para muchos usuarios, el consumo de contenido en las redes sociales es a menudo una fuente directa de entretenimiento. Ya sea para ver un vídeo viral o un meme, este tipo de usuarios suele recurrir a sus marcas favoritas en busca de contenido divertido.

               Contenido divertido

 

Otros consejos para humanizar nuestro contenido

Es importante compartir contenido único en cada plataforma de social media. No todo lo que hay en Twitter debe estar en Facebook, y viceversa. Debes aprovechar las ventajas y el target de cada red social. Es muy probable que nuestros seguidores de Twitter esperen de nuestra marca lo mismo que nuestros seguidores en Pinterest.

De igual manera, cada vez es más frecuente encontrarnos con distintos perfiles oficiales de una misma compañía en una red social. Esto se debe a la necesidad de mantener una relación cercana con cada público objetivo. Por ejemplo, solemos encontrar diferentes cuentas de Twitter de los medios de comunicación especializadas en secciones (en el caso de Baquía: cloud, startups, seguridad…), o enfocadas a un determinado tipo de producto en el caso de los grandes portales de venta online o offline (es el caso de FNAC, con varias cuentas de Twitter dedicadas a música, videojuegos, ofertas…). También es buena idea diferenciar las cuentas por localización. De esta manera, encontramos tanto en Facebook como en Twitter diferentes cuentas oficiales para cada país (FNAC España, FNAC Italia, FNAC Brasil…) o incluso región o tienda (FNAC Callao, FNAC Castellana…).

Por último, debemos mantener siempre la conexión con nuestros seguidores y dar pie a la conversación. Para ello, es fundamental hacer y responder preguntas. Descarta la idea de que es tu marca quien debe empezar todas las conversaciones. Sin duda, las mejores conversaciones ocurren cuando la comunidad acude a la empresa. Si encuentras una conversación sobre tu marca, no dudes en unirte a ella.

Y tú, ¿qué tienes en cuenta a la hora de crear contenido humano y de calidad en tus redes sociales? ¿Utilizas programas para programar contenido? ¿Con cuánta frecuencia?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios