BAQUIA

La geolocalización, un imán para los ciberdelincuentes

Para más de uno, llegar a su bar o restaurante favorito y sacar su móvil para hacer “check-in” a través de Facebook, Foursquare, Yelp o cualquier otra aplicación que permita compartir nuestra ubicación, se ha convertido en algo habitual, algo que hacer cada día. Sin duda, la geolocalización es una funcionalidad cada vez más presente en las vidas de usuarios de smartphones de todo el mundo.

A pesar de las evidentes ventajas de este tipo de servicios, la geolocalización tiene, al igual que muchas de las “modas” y tendencias aparentemente inofensivas, una cantidad importante de riesgos y vulnerabilidades. Debido a su gran popularidad, la geolocalización no ha pasado desapercibida para los cibercriminales, y muchos de ellos ya han comenzado a modificar sus tácticas para enfocar sus ataques a los usuarios de estos servicios a través de las redes sociales.

Si nos paramos a pensarlo, implementar este tipo de ciberataques es mucho más sencillo, debido a la propia naturaleza de las redes sociales. En ellas los usuarios comparten, cada vez con menos censura, detalles de sus vidas privadas como sus hobbies, su ocupación, o incluso información sobre su domicilio. Esto permite a los ciberdelincuentes filtrar los perfiles de los usuarios según sus intereses, facilitando la tarea de crear un ataque de phishing personalizado.

Además, la geolocalización no sólo te hace más vulnerable a los ataques virtuales, sino también a todo tipo de delincuentes. Por ejemplo, si hacemos check-in o publicamos una fotografía con coordenadas de GPS desde nuestro propio domicilio o la casa de unos amigos, estaremos haciendo pública la dirección exacta de ese lugar, exponiéndonos a muchos peligros. De igual manera, si hacemos check-in en cualquier lugar, estaremos dando a entender que no estamos en nuestro domicilio, es decir: nuestra casa está vacía. Esto podría ser una gran oportunidad para los ladrones.

Conclusión: geolocalización, sí, pero con precaución. Aquí tienes algunos consejos que podrán ayudarte a proteger tu privacidad en las redes sociales para utilizar la geolocalización de manera segura:

Mantén siempre tu perfil privado y no agregues a desconocidos. De esta manera, siempre podrás decidir quién puede ver tu perfil, y la información que publiques será vista únicamente por personas de tu confianza. Agrega sólo a personas que conozcas, nunca se sabe quién puede estar detrás de un perfil desconocido.

Resérvate los check-in para las ocasiones en las que acudas a lugares más especiales. Hacer check-in en los sitios que frecuentes diariamente podría ser de gran ayuda para los ciberdelincuentes.

Haz siempre check-in cuando salgas del lugar, y no cuando acabes de entrar. Al fin de cuentas, poco importa haber estado en un restaurante una hora antes que después. Realizar el check-in justo al salir protegerá nuestra privacidad e incluso confundirá a los ciberdelincuentes.

– Asegurate de leer los contratos de las apps móviles. Revisa siempre con detalle qué información se compartirá de forma automática. Procura habilitar la geolocalización solamente cuando los beneficios sean mayores que el riesgo, por ejemplo, en un evento o conferencia en el que la geolocalización pueda ayudarnos a hacer nuevos contactos.

Y tú, ¿utilizas a diario la geolocalización? ¿Eres consciente de sus riesgos?
 


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios