BAQUIA

La ciudad inteligente nos vigila

A medida que las cámaras se reducen en tamaño, se pueden colocar en cualquier sitio. Pronto habrá cámaras que tendrán el tamaño de un botón y nos permitirán grabar todo lo que hagamos. Junto a la tecnología que permite localizar una cara entre millones de fotografías, se desarrollarán nuevos modelos de negocio alrededor de dichas imágenes.

Lo que para muchos representa una invasión inaceptable de su intimidad, será pronto para otros un campo fértil de desarrollo de nuevos servicios. Desde la búsqueda de desaparecidos hasta la localización de impagados pasando por la búsqueda de madres de alquiler.

Mucha gente, ya hoy, monitoriza todo lo que hace en su deporte favorito, lo comparte con otros atletas y compara con ellos sus resultados. ¿Estamos antes una explosión de cámaras incontroladas? Los paparazzi modernos usan ya drones para captar imágenes de sus famosos. Lo siguiente pueden ser detectives con cámaras en sus solapas que persigan a sus objetivos y les fotografíen en cualquier momento sin que ellos puedan darse cuenta.

 


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios