BAQUIA

El poder local del móvil

Uno de esos sectores que alzan la voz en contra del móvil es el comercio. Claramente desconocen los beneficios mutuos que este canal puede aportar tanto a comerciantes como a consumidores. Este temor viene motivado en parte porque en esta era móvil en la que nos encontramos, nosotros, los usuarios, somos los que tenemos el poder. Con un dispositivo que nos acompaña las 24 horas del día, tenemos la capacidad de reclamar la información que necesitamos, justo en el momento y en el lugar que nosotros queramos. 

Un dato que refleja esta realidad es que las búsquedas locales suponen ya el 50% de las consultas que se realizan a través de dispositivos móviles. En el navegador y también a través de las apps. ¿Quién no ha abierto Foursquare en alguna ocasión para buscar un restaurante cercano para comer, revisando las opiniones de otros usuarios? Por poner un ejemplo.

La cuestión es ¿están los comercios y establecimientos preparados para que nosotros los encontremos? Me imagino que os hayáis preguntado cómo puede ser que estéis buscando algo y en los resultados aparezca justo lo que necesitáis. En este caso, al otro lado sí habría una empresa preparada que está pensando justamente lo contrario: ¿cómo conseguir que una persona que está buscando un producto que yo ofrezco, acuda a mi tienda para comprarlo?

En los últimos años se ha generalizado el fenómeno SoLoMo. Seguramente habéis escuchado o leído sobre este término con anterioridad. Hace referencia a la unión de tres conceptos: Social, Local y Móvil. Y cuando la tecnología sigue avanzando y entran en juego otros elementos como el comercio, se generan nuevas oportunidades. Oportunidades que, como decía antes, son beneficiosas para todas las partes implicadas.

Creo que como usuarios y consumidores, estaréis de acuerdo conmigo en que sería muy interesante conocer de primera mano las promociones y ofertas que un comercio tiene disponible, simplemente por el hecho de pasar cerca del establecimiento. No es un pecado querer adquirir un producto a un buen precio, ¿no? Esto es posible. Poco a poco vamos perdiendo el miedo a compartir nuestra ubicación y esa información es muy valiosa, para el que sepa aprovecharla.

Aquí es donde entra en juego el “geofencing”. Si es la primera vez que lo oís, os aseguro que no será la última. Como si de una película de acción se tratara, nuestros móviles generan una especie de perímetro virtual a través de la señal GPS, fijando nuestra ubicación. Las tiendas también delimitan su propia área de acción en torno al establecimiento, marcando los lugares en los que puede conseguir captar la atención de nuevos clientes. Una vez que accedemos al área delimitada, entramos en el campo de acción de ese comercio. Automáticamente el comercio establece una comunicación a través del móvil informando sobre los productos o servicios que ofrece o, incluso, alguna oferta especial.

El gancho para entrar en el establecimiento ya lo tienen. El siguiente paso es fidelizar y aprender de cada consumidor. Me gustaría resaltar una obviedad que en ocasiones se olvida: no todos los consumidores somos iguales y, por tanto, el mensaje para captar nuestra lealtad no debe ser el mismo. Un contenido personalizado que se adapte a nuestros gustos y necesidades es la clave y conseguirlo está más cerca de lo que pensamos.  


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios