BAQUIA

Activos digitales y outsourcing

El CIO de una empresa de telecomunicaciones me dijo recientemente que prefería dejar de ser un gasto y ayudar a su empresa a ganar clientes. Desde hace ya mucho tiempo, algunas empresas han tratado a su departamento de informática como un proveedor interno, con facturación a los demás departamentos y el objetivo de “rentabilizar” sus inversiones y costes. Pero, seamos sinceros, pocas lo han conseguido. Tener un cliente cautivo nunca funciona a largo plazo. Los precios terminan por salirse del mercado.

También he oído una anécdota atribuida a Don Emilio Botín, de la que desconozco su veracidad, según la cual durante una reunión del Banco, el CIO de la entidad en ese momento había tomado la palabra hasta que Don Emilio, mirándole fijamente, le invitó a callarse, recordándole su posición de técnico y que la banca no era lo suyo. Sea o no verdadera la anécdota, lo que está claro que es que cada día más Consejeros Delegados y Presidentes, tanto del sector bancario como de otros sectores, están dejando la gestión de su informática en manos de terceros.

Al outsourcing clásico que EDS puso de moda, le está ahora siguiendo la oferta de IBM basada en el concepto de informática bajo demanda. Muchos CIOs duermen mal por las noches, atormentados con la duda de si será su empresa la próxima en llegar a un acuerdo con IBM y subcontratarle sus necesidades informáticas. La respuesta es sencilla: si su departamento supone un coste para su empresa puede estar seguro de que, ya sea internamente o externamente, alguien está maquinando sobre cómo convertir su sueldo fijo en variable.

La alternativa: crear activos digitales, o ser engullido

Quizás los CIO tengan parte de culpa. No todos se encuentran, como mi amigo, incómodos por incurrir en gastos, ni persiguen involucrarse en el lado comercial de su empresa. Se preguntarán ustedes: ¿un CIO vendiendo como un comercial? Hasta ahí podríamos llegar.

El caso es que, directa o indirectamente, el departamento informático tiene que convertirse en un generador de activos digitales para la empresa. Cualquier empresa.

La informática de gestión, incluso la más compleja, está siendo convertida en un genérico, algo con poco valor añadido y que, por lo tanto, está fuera de nuestro negocio principal y puede ser “subcontratado”.

No tiene por qué ser así. Un activo digital es cualquier conocimiento, software, sistema o servicio que podamos digitalizar y, que además de servir para lo que fue comprado, se pueda desplegar de nuevo -a costes razonables- con otros fines.

Cada vez menos empresas se permiten el lujo de mantener costes informáticos fijos; y esta tendencia se extiende a todos los departamentos

Por ejemplo, si una empresa constructora ha hecho una fuerte inversión para instalar un ERP y, después de muchas vicisitudes y dificultades, ha logrado un sistema sólido con ciertos aditamentos que le dan ventaja competitiva sobre sus competidores, se ha generado un activo digital que potencialmente puede ser utilizado para otras cosas, además de su uso interno.

El sistema de compras y el modo automático de generación de ofertas, muy logrado en el caso descrito, puede, a través de Internety con un coste adicional mínimo, configurar una oferta de la empresa a sus proveedores, que, compartiendo el mismo sector, podrán disfrutar de un gran sistema sin tener que pagar más que los costes marginales. El departamento de informática ha seleccionado dos aplicaciones con potencial como activo digital y las ha desplegado para:

  • Ayudar a los proveedores más importantes
  • Mejorar la confianza de éstos en la empresa.
  • Predisponerles para dirigir hacia la empresa que les ha proporcionado este valor añadido todo el negocio adicional que puedan.
  • Crear un ecosistema de negocio en el que nuestra empresa genera constantemente valor para todos los partícipes.

Poco a poco, un departamento técnico que se considera un gasto pasa a convertirse en estratégico y la dirección no concibe perderlo. Las cosas han cambiado.

Lo que está claro para mí es que ya ningún Consejero Delegado se puede permitir el lujo de mantener gastos informáticos fijos: o se convierten en estratégicos y son capaces de generar activos digitales y ventajas competitivas derivadas, o… que llamen a IBM.

Está empezando a ocurrir algo similar con múltiples áreas de soporte de la empresa. Quizás el caso del departamento técnico sea el más conocido por aparecer constantemente en la prensa, pero no es el único que debe enfrentarse al desafío de esta transformación. Desde RRHH hasta Finanzas, pasando por Logística, el soporte tiene que generar activos digitales que se conviertan en ventajas competitivas, o de lo contrario, poco a poco, serán convertidos en variables.

Muchas cosas están cambiando y los departamentos de soporte deben sentir la presión para migrar del coste a la contribución. De lo contrario sus días están contados.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios