BAQUIA

Adobe ve el futuro plagado de nubarrones. Sus 150 despedidos lo vislumbran aún peor

El futuro pinta sombrío para Adobe Systems. El fabricante de programas de diseño y edición ha advertido de que las próximas cuentas de resultados no fomentarán la alegría entre su equipo directivo. Mucho menos dejarán buen sabor de boca a los 150 empleados que recibirán en los próximos días el tan temido papelito rosa que implica el despido de la empresa. Esta decisión afectará la 5% de la fuerza de trabajo de la firma conocida por el programa de diseño gráfico Photoshop, entre otros.

Adobe sabe bien que más vale prevenir que curar. Por ello, ha avisado de que espera que los beneficios para el cuarto trimestre del año, a publicar el 14 de diciembre, se sitúen en una horquilla entre los 275 millones 285 millones de dólares. Esta cifra supone un descenso respecto a las previsiones iniciales, fijadas entre 310 y 320 millones de dólares.

Igual suerte correrán los beneficios por acción: de las estimaciones iniciales que calculaban 22 centavos por título, se ha pasado a los 20. Esta cifra deja en muy mal lugar a los analistas financieros, quienes habían previsto 26 centavos de beneficios por acción.

Bruce Chizen, CEO de la firma, ha reconocido que los datos que maneja son bastantes peores de lo estimado a principios de año. A su juicio, los atentados terroristas del 11 de septiembre han golpeado con fuerza las ventas y se han erigido como los principales causantes de este descenso en las cuentas financieras. A pesar de que las ventas y los beneficios cayeron respecto al mismo período del año anterior, los resultados correspondientes al tercer trimestre estuvieron en consonancia con lo previsto por los analistas.