BAQUIA

Ahora puede crecer… No, no me he vuelto loco

Nadie es profeta en su tierra. Llevo años explicando las posibilidades de los activos digitales como fuente de crecimiento empresarial. Poca gente me ha hecho caso, aunque los hay. Lo pueden leer también en Always On.

Ahora Fast Company, en su edición de Abril 2003, habla de \”crecimiento de dos dígitos en tiempos de crecimiento cero\” y, aunque no les llama activos digitales sino \”activos ocultos\”, se refiere claramente al mismo valor añadido que he estado explicando estos últimos años.

También habla de otro argumento habitual. Me tengo que concentrar en mi core business como un impedimento -cuando se aplica mal- para invertir en nuevos productos y servicios que prometen ser el motor de nuestro crecimiento futuro.

En el artículo, escrito por Adrian Slywotzky y Richard Wise, se hace la siguiente pregunta: ¿Qué activos, más allá de los tradicionales, tiene una compañía que pudieran ser la base de un gran negocio para un emprendedor que quiera crear valor para sus clientes?

Dice el refrán: Nadie es profeta en su tierra

Los autores dicen que los activos ocultos -digitales en su mayoría- pueden provenir de acceso prioritario a clientes, conocimiento técnico, una base instalada de equipos, una ventana en un mercado difícil que otros quieren penetrar, una red potente de relaciones, información digital de productos o una comunidad leal, entre otros muchos.

Un ejemplo que plantean es: suponga que tiene que llamar a 100 CIO\’s (Chief Information Officer – Director Técnico). ¿Qué posibilidades hay de que le devuelvan la llamada? Si es una pequeña compañía recién nacida, probablemente ninguna. Si es usted IBM, quizás los 100, aunque en estos momentos tampoco eso es seguro…:-} En cualquier caso, esto es lo que se denomina acceso prioritario a clientes. De hecho, IBM de forma consciente lo utiliza en sus alianzas con empresas más pequeñas que le aportan tecnología o alguna especialidad que quieren incluir en su oferta.

Otro aspecto de este tipo de activos ocultos es que se multiplican. Cuanto más se usan, más se multiplican. La razón es que son la clave para la generación de potentes redes de crecimiento explosivo. Un activo digital (uh! perdón, oculto) es la clave para movilizar docenas primero, centenares después, de empresas que, utilizándolos, reinventan sus propios negocios.

De repente, empresas antiguas, tradicionales, se revitalizan desde fuera en base a estos activos digitales en manos de nuevos emprendedores que descubren a diario su valor y, en beneficio propio, devuelven, casi sin querer, ciento por uno. La red medra, las relaciones se intensifican y la información \”fluye convirtiéndose en más rica y profunda\”.

En palabras de los autores del artículo, \”poner a una empresa en cifras de crecimiento de dos dígitos requiere que los máximos directivos acepten nuevas ideas sobre como servir mejor a los clientes y desplegar los activos ocultos\”.

Otro aspecto de este tipo de activos ocultos es que se multiplican. Cuanto más se usan, más se multiplican

También ellos hacen un especial hincapié en que se corre el riesgo de confundir el core business con un bloqueo metódico de cualquier nueva idea. \”Eso no está dentro de nuestro core business\” quiere decir, muchas veces, \”No me vengáis con ideas nuevas\”.

Sobre todo en tiempos difíciles, es imposible conseguir crecimiento sin nuevas ideas. La reutilización de activos digitales (ocultos) en la creación de nuevos negocios a través de las redes y la contribución de nuevos canales alternativos al negocio tradicional, pueden ser una solución idónea. No ahorre en lo que no debe.

El artículo nos explica como las empresas que tienen crecimientos de dos dígitos, incluso en mercados maduros y sin perspectiva, tienen las siguientes características: \”están enfocadas a crear ingresos, beneficios y valor para los accionistas en base a dirigir su mirada a temas que circundan su producto o servicio, mucha más que simplemente pensar en la mejora de éstos; han cambiado su énfasis de innovación de producto a la innovación de la demanda; al mismo tiempo, están liberando estas innovaciones en base a movilizar activos que reflejan su historia y experiencia: acceso privilegiado a clientes, una base instalada de productos…\”.

Los ejemplos son múltiples. Cada industria, cada sector de servicios, cada empresa, si ha sobrevivido durante años y ha tenido éxito, tiene que haber acumulado buen número de activos ocultos que están esperando que alguien los utilice para reconfigurar el modelo de negocio.

Un aplicación específica, una red de distribución regional, una base de datos electrónica, son muestras de sistemas que pueden, más allá del uso para el que se diseñaron, ser la clave de una nueva forma de hacer nuevos negocios.

La actual parálisis empresarial es un momento idóneo para desplegar los activos digitales de su empresa. Genere una red potente y medre a través de su crecimiento.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios