BAQUIA

Amnistía Internacional condena a China por encarcelar internautas sin motivo

Amnistía Internacional ha condenado públicamente a China por detener al menos a 33 personas durante los últimos tres años (dos de ellas ya han muerto en la cárcel en circunstancias poco claras) cuyo único delito fue expresar pacíficamente opiniones contrarias a las establecidas por las autoridades de este país por Internet o acceder a determinados sitios web proscritos.

La conocida y apreciada organización exige en su manifiesto que todos estos “prisioneros de conciencia” deben ser “liberados inmediatamente y sin condiciones”. Amnistía Internacional pone como ejemplo al antiguo policía Li Dawey, que ha sido condenado a pasar 11 años de prisión por descargar material antirrevolucionario.

“Cualquiera que navegue por Internet en China se encuentra en riesgo de sufrir una detención arbitraria, tortura e incluso una ejecución”, aseguran en esta organización de origen británico que defiende los derechos humanos en todo el mundo. En China hay 45,9 millones de internautas habituales, siendo el segundo país con más navegantes tras Estados Unidos.

Amnistía Internacional también ha denunciado que varias compañías extranjeras están ayudando a las autoridades chinas en su empeño por controlar la Red, y asegura que “según crece el rol de China como un socio económico y comercial, las multinacionales tienen la responsabilidad de asegurarse de que su tecnología no es empleada para violar derechos humanos fundamentales”

Esta es la primera vez que Amnistía Internacional da a luz un informe en el que documenta abusos de los derechos humanos relacionados con Internet. Era normal que fuera en China, país conocido en todo el mundo por su ferrea censura hacia la Red y el cierre de cibercafés a millares.

En cuanto al gobierno de China, no parece muy alterado por esta condena. El ministro de exteriores chino Kong Quan afirma no haber visto el informe, pero ataca a Amnistía Internacional diciendo que “la organización a menudo ha presentado informes sin ninguna base”, y añade que “China es un país regido por la ley” y que “toda la gente debe obedecer las leyes y regulaciones”.

  • La gran muralla de China para Internet, en Baquía.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios