BAQUIA

AOL Latin America: pérdidas que no lo son tanto

AOL Latin America (AOLA), la compañía creada por AOL y el grupo venezolano de comunicación Cisneros, a la que posteriormente se incorporó el Banco Itaú brasileño, ha presentado esta semana unos números que, a pesar de arrojar pérdidas cuantiosas, invitan a un cierto optimismo sobre el futuro de la compañía.

AOLA se dedica desde hace un año y medio a la nada fácil tarea de ofrecer acceso a Internet de pago en unos países, los de América Latina, donde el número de internautas sigue siendo muy bajo si lo comparamos con otras regiones del planeta, aunque el ritmo de crecimiento es también bastante más elevado que en otras zonas. De momento, la empresa, que tiene su sede en Fort Lauderdale (Florida), ofrece sus servicios en cuatro países: Brasil, México, Argentina y Puerto Rico.

Las cifras presentadas por los responsables de AOLA esta semana hablan de pérdidas de 85 millones de dólares durante el primer trimestre de este año, lo que es mucho si lo comparamos con las pérdidas del mismo trimestre del año anterior (23,1 millones de dólares), pero un buen resultado si la cifra que tomamos como referencia es la del cuarto trimestre de 2000, en el que se registraron pérdidas por valor de 101,8 millones de dólares.

Si lo que miramos son los ingresos, veremos que entre enero y marzo de este año han sido de 12,8 millones de dólares, cinco veces más que los que tuvo AOLA hace un año (2,6 millones) y un 61% más que los obtenidos en el cuatro trimestre de 2000 (7,9 millones de dólares). De los casi 13 millones de dólares de ingresos, 9,6 millones correspondieron a las cuotas de conexión que pagan los usuarios, mientras que algo más de 3 millones llegaron vía publicidad y comercio electrónico.

Por lo que respecta al número de usuarios, el 31 de marzo había 647.000 personas conectándose a Internet a través de AOLA, casi 200.000 más que tres meses antes. Cada uno de estos usuarios navega por Internet una media de 30 minutos al día. El factor clave para este crecimiento ha sido el lanzamiento en enero de un servicio conjunto con el Banco Itaú en Brasil que ha sido promovido entre sus 7,6 millones de clientes. Actualmente el servicio está disponible en 186 ciudades de los cuatro países mencionados.

Los directivos de AOLA afirman estar encantados con estas cifras, que han sido mejores que las esperadas por los analistas. Las previsiones hablaban de pérdidas de 35 centavos por acción, que finalmente se han quedado en 29 centavos por acción. La empresa cuenta con dinero suficiente para afrontar los próximos trimestres sin demasiados problemas tras la nueva inyección de capital por valor de 150 millones de dólares que aprobaron este mismo año sus tres principales accionistas. Además, a diferencia de lo que está sucediendo con otras empresas, como Terra Lycos —que ha anunciado el despido del 15% de su plantilla—, por ahora no se prevén reducciones de personal en AOLA, que cuenta con casi 2.000 empleados.

El presidente de AOL Time Warner, Steve Case, no se cansa de proclamar a los cuatro vientos que su empresa apuesta por el crecimiento en América Latina. Recientemente Case habló ante el Consejo de las Américas para pedir a los países de la región que reduzcan el coste de las telecomunicaciones y de los productos tecnológicos en sus países de manera que se facilite el acceso de la población a Internet.

A nadie se le escapa, sin embargo, que la batalla será dura. Buena prueba de ello son los problemas que la empresa está teniendo para encontrar un presidente estable para su filial brasileña. Esta misma semana AOLA ha nombrado a su tercer presidente en Brasil en sólo un año y medio. El elegido es Carlos Dan Trostli, un ejecutivo con amplia experiencia en marketing que fue presidente en Brasil de Quaker Oats. Desde el pasado mes de noviembre el presidente y CEO de AOLA, Charles Herrington, se había encargado personalmente de supervisar las operaciones en ese país, en el que AOLA es el tercer proveedor de Internet.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios