BAQUIA

B2B, quién te ha visto y quién te ve

Si hubiera que escoger alguna sigla representativa de los modelos de negocio exagerados que se vivieron durante los momentos más álgidos de Internet, sin duda B2B (Business to Business) debería estar entre las seleccionadas. A finales de los 90\’s, manejar el término B2B con soltura y presentar un Plan de Negocio bien cuadrado podía significar un fácil acceso a docenas de millones de dólares de Capital Riesgo. Todavía en 2001, los portales independientes dedicados al B2B llegaron a ser más de 1.500 en todo el mundo, todos ellos convencidas de que iban a cambiar la forma de hacer negocios.

La revista Business Week nos cuenta ahora que apenas 200 de estos mercados virtuales llegarán a finales de 2003. Sin embargo, está claro que aunque la mayoría no tenía el modelo adecuado, han servido para detonar una revolución en la cadena de valor de las grandes empresas mundiales, ya que el abaratamiento del software que permite este tipo de mercados virtuales se está trasmitiendo a todo tipo de intermediarios que quieren mantener un rol en la cadena de valor en la que ahora se integran físicamente.

Neoforma comprendió pronto que se había equivocado. A pesar de haber conseguido salir a Bolsa y que sus acciones pasaran en unos meses de los 48,70 dólares de salida a 73, cuando llegó el desastre de las puntocom se dio cuenta de que, con sus acciones por debajo de los 10 dólares, había que hacer algo. La decisión que se tomó fue prácticamente regalar el 46% de la empresa al Grupo Novation que, con más de 2.000 hospitales en su red, garantizaba la necesaria cantidad de transacciones y el número mínimo de empresas para conseguir que la bolsa funcionara. La decisión se ha visto confirmada: Neoforma ya cuenta con una tesorería positiva y será una empresa superviviente de entre las casi 200 que pretendieron dominar el mercado de proveedores de hospitales.

Otro superviviente es Freemarkets, cuyas soluciones B2B dominan el mercado asiático y son la clave para la validación y colaboración entre empresas americanas y chinas o indias. Su facturación ha crecido y cerrará 2003 rozando los 200 millones de dólares.

Además, según BW, los casi 300.000 intermediarios que configuran el panorama industrial y de servicios en los EEUU están siguiendo con interés la caída de precios del software necesario para actuar en este tipo de mercados digitales y, muchos de ellos, han empezado ya a intermediar online, creando nuevos formatos de valor añadido digital que serían imposibles sin este tipo de mercados virtuales.

El B2B está bien y crece, pero no a costa de las grandes empresas, sino con su soporte.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios