BAQUIA

Be culpa a Microsoft de su muerte

Be Inc., empresa desarrolladora del sistema operativo BeOS que vendió su tecnología a Palm el pasado año por 11 millones de dólares como parte de su proceso de desintegración, ha demandado a Microsoft ante un tribunal de San Francisco asegurando que “la destrucción de su negocio es el resultado directo de las prácticas ilegales y anticompetitivas de Microsoft”.

El portavoz del gigante de Redmond, Jim Desler, ha declarado que “este tipo de litigios no favorece los intereses de los consumidores y tampoco es buena para la industria. La industria se beneficia cuando se desarrollan nuevos productos y se centra en la innovación”. Como siempre, parece que para Desler todo lo que sea bueno para Microsoft también lo es para la industria.

Las aguas del principal proceso judicial al que se enfrenta la compañía de Gates no amainan en las semanas previas al 6 de marzo en el que el juicio cobrará de nuevo impulso. Ahora los estados rebeldes, después de remover cielo y tierra para ver el código fuente de Microsoft, han acusado al coloso de Redmond de intentar endurecer las condiciones por las que los fabricantes de computadoras compran el software en el acuerdo alcanzado con el Departamento de Justicia. Es decir, que dicho acuerdo es débil y sigue permitiendo a Microsoft abusar de su posición de monopolio en el mercado de los sistemas operativos para computadoras personales.

Los nueve representantes estatales apoyan su acusación en las declaraciones vertidas en una entrevista por Richard Fade, vicepresidente de Microsoft y encargado de gestionar las relaciones entre su compañía y los fabricantes de computadoras.

La tercera y última ola viene de la mano de varios de los principales competidores de la empresa de software más grande del mundo, entre los que se encuentran Kodak, AOL Time Warner, y SBC Communications, siguen insistiendo de que el acuerdo propuesto por Microsoft y el DoJ es perjudicial tanto para los estadounidenses como para la industria. Aseguran que ellos conocen mejor que nadie las rudas maneras de obrar del coloso y que quieren prestar testimonio ante la juez Kollar-Kotelly.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios