BAQUIA

Bibliotecarios y documentalistas de este siglo

Siempre me ha llamado la atención la comunicación visual. Recientemente he tenido el honor de compartir mesa, mantel y muchas horas de paseos por St. Louis con el gran gurú americano de muchos de estos conceptos, Dave Gray, fundador y propietario de XPLANE. la empresa de comunicación visual líder en el mundo.

Aparte de hablar mucho sobre la importancia de la comunicación visual para las empresas, hablamos mucho de sus aplicaciones para ganar tiempo y, sobre todo, competir en esta economía que él denomina “de la atención”. Según Dave, cada día es más complejo conseguir que la gente “nos preste atención”.

Hablamos de la profesión de bibliotecario y de la creciente importancia de los documentalistas en la empresa. Dos afirmaciones suyas me han llamado especialmente la atención:

  • Conseguimos información de forma secuencial y tenemos la tendencia natural a utilizarla de la misma forma.
  • Los nuevos modelos de negocio surgen de la desintegración de la información y su reagrupación en nuevas secuencias, más o menos variadas.

Por ejemplo, Amazon recoge toda la información sobre el modelo de negocio de una librería y la reagrupa de una forma completamente nueva para amenazar el modelo existente y crear un nuevo concepto digital.

Ambos llegamos a la conclusión de que las empresas deben aprender a valorar a bibliotecarios y documentalistas que hayan aprendido, además de su capacidad para buscar y organizar información, a desintegrar y reagrupar en nuevos formatos los resultados de sus búsquedas y análisis.

Dave tiene un sistema muy peculiar de jugar con la información. La recoge en fichas independientes con las que juega y reajusta hasta que descubre nuevas formas de entender un viejo problema. Es fascinante ver lo que se consigue si, después de días de búsqueda en Internet y en librerías físicas, en vez de tener un listado de dichas consultas, se dispone de fichas que se pueden organizar en mil formatos diferentes.

Esto tiene mucho que ver con la comunicación visual en el mundo de la empresa. Generalmente, cuanto más alto es el cargo que se ocupa, menos tiempo se tiene para adquirir información clave para la toma de decisiones.

Hablamos de la creación de un puesto de dirección nuevo en las empresas: el Director de Comunicación Visual. Alguien capaz de resumir una presentación de 100 diapositivas de PowerPoint en una Xplanation, que es como ellos denominan a sus explicaciones gráficas. Algunas de ellas son capaces de resumir en un gráfico de una simple hoja la totalidad de una explicación tradicional de docenas o centenares de páginas escritas (véase este ejemplo sobre los flujos migratorios en EEUU).

Las empresas modernas deben aprender a contratar verdaderos expertos en estas disciplinas. Debería existir ya el empleado especializado en “matar explicaciones escritas que no se entiendan en un máximo de 15 minutos”. Nadie tiene tiempo para entender, y recordar, una presentación en PowerPoint de 100 diapositivas.

¿Quiere esto decir que no vamos a tener que escribir más? Por supuesto que no se trata de eso. Más bien hay que saber resumir la parte más importante de una presentación para la toma de decisiones y adecuarla al público al que se dirige.

¿De qué sirve mostrarle a un ministro una documentación de un proyecto urbanístico con 850 páginas si disponemos de 15 minutos con él? Un documentalista bien preparado en la materia debería, con la ayuda de un experto en infografía y un consultor especializado, resumir en un gráfico los aspectos más importantes de dicho proyecto. Además, debería hacerlo desde la perspectiva de lo que se entiende va a valorar el ministro, no desde la que tiene quien hace la presentación desde una empresa constructora. Donde ésta ve metros cuadrados e infraestructuras, el ministro necesita entender lo que el proyecto significa en puestos de trabajo, aumento del nivel de vida local…

Por ello, los bibliotecarios y documentalistas modernos deben reinventar una buena parte de su profesión y proveerse del máximo conocimiento sobre síntesis gráfica y desagregación de la documentación. Los formatos digitales permiten accesos a la información y su organización en arreglos completamente imprevistos y muy poco afectados por la secuencia de adquisición que se utilice.

Muchos modelos de negocio de nuevo cuño saldrán de este tipo de “juegos”.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios