BAQUIA

Bill Gates no se sale del guión en el caso Microsoft

En su segunda declaración ante los tribunales, Bill Gates sostuvo palabra a palabra el testimonio escrito que presentó a la juez del caso, Colleen Kollar-Kotelly, el pasado lunes. Entre otras amenazas, el presidente de la compañía señaló que si el tribunal da la razón a las tesis de los nueve estados que no apoyaron el acuerdo extrajudicial alcanzado por la empresa con sede en Redmond y el gobierno federal, se vería obligado a retirar del mercado su sistema operativo Windows.

Los estados \’rebeldes\’ sostienen que Microsoft debe comercializar una versión de Windows que permita a los fabricantes de computadoras reemplazar el navegador Explorer y otros componentes integrados en el sistema operativo por otros de la competencia. A su juicio, estas modificaciones no contribuirían a que Windows funcionara peor.

Gates no piensa lo mismo. Tal y como apuntó durante su declaración, en la que siempre mostró una sonrisa agridulce, vendría a ser como pretender que un cuerpo humano funcione de la misma forma después de que se le haya cambiado el corazón. \”Existe demasiada dependencia\”, explicó, ya que \”cada función que depende del código fuente modificado dejaría de funcionar\”, añadió.

Uno de los testigos citados por los fiscales, el profesor de la Universidad de Pricenton Andrew W. Appel, detalló durante su intervención de hace dos semanas cuatro formas para que Microsoft cambiara Windows sin que causara daños al sistema operativo. El hombre más rico del mundo replicó diciendo que las ideas de Appel son imposibles de llevarse a cabo y que si lo hacen, violarían la propuesta de los estados \’rebeldes\’. La respuesta levantó la ira del abogado defensor de los críticos a Microsoft: \”¿Está sugiriendo que su interpretación es más correcta que la de un experto científico de la computación?\”, preguntó. \”Supongo que sí\”, contestó Gates, quien defendió su respuesta porque, a su juicio, es el que mejor conoce el funcionamiento interno de Windows.

El fiscal sugirió que si Microsoft no varía su sistema operativo incumpliría la decisión del tribunal que, el pasado mes de junio, dictaminó que la empresa con sede en Redmond había violado las leyes en defensa de la competencia por intentar fulminar el navegador Netscape y el lenguaje de programación Java desarrollado por Sun Microsystems, sus dos principales rivales.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios