BAQUIA

Blobject, una empresa en el siglo XXI

El pasado día 28 de abril se presentó en Córdoba la empresa Blobject. Atrás quedaban más de 10 meses de conceptualización, diseño, desarrollo e implantación de un proyecto que recogía la ilusión de no sólo los tres emprendedores que lo impulsaron, sino de un amplio colectivo de socios que junto a aquellos han creado un servicio pionero en todo el mundo: el alquiler de coches eléctricos, dotados de un asistente digital que ofrece información sobre todos los puntos de interés turístico de la ciudad. Además de este servicio, Blobject ofrece recorridos sobre Segway, que permiten a los clientes acercarse a una tecnología revolucionaria para descubrir una ciudad milenaria.

Los coches eléctricos van equipados con un ordenador de pantalla táctil de 8,5 pulgadas, que asiste al cliente en su visita a la ciudad mediante un servicio basado en la localización, de tal manera que el cliente pueda tener información sobre los puntos que tiene en su entorno más inmediato (100 metros). Si desea saber más, el cliente puede acceder a la ficha técnica de cada uno de los puntos de interés (en la actualidad más de 150), donde puede leer textos, escuchar archivos de audio, ver fotos del siglo XIX y principios del XX, así como posibles reconstrucciones.

De por qué las empresas del siglo XXI tienen que ser diferentes

El ordenador de a bordo está desarrollado totalmente con software libre. La libertad que el open source ofrece para planificar, diseñar, desarrollar y finalmente implantar cualquier tipo de innovación es inigualable. El software libre es la única tecnología que permite poder utilizar las tecnologías en función de nuestras necesidades, como señalábamos hace un año y medio en un artículo de Baquía.

Cuando un emprendedor comienza una empresa, al estar atado por parte de las restricciones que mantiene la gran mayoría del software propietario, decrecen necesariamente las posibilidades de innovación porque no se tiene acceso al código fuente, y de tenerlo, no hay libertad para modificarlo. Las posibilidades de innovación por definición se restringen.

Es en una empresa como Blobject donde se demuestran las falacias que comentaba hace poco el presidente de Microsoft, Steve Ballmer. En línea con muchas de los FUDs que han venido declarando los últimos años las empresas de software propietario, especialmente Microsoft. Ballmer declaraba que las empresas de software no crean puestos de trabajo. Cuando se analiza un caso como el de Blobject, podemos apreciar la falsedad de esta afirmación.

Gracias a la existencia de software libre, tres emprendedores pueden poner en riesgo su patrimonio para desarrollar un proyecto, entre otras cosas porque los costes de inversión en la tecnología son mucho más bajos que otros. Gracias a la existencia de una base tecnológica libre, Blobject no se ha visto obligada a contratar ningún tipo de tecnología que ata de manos con licencias de uso maquiavélicas y que impiden totalmente la personalización. Gracias al software libre, las barreras de entrada de las empresas del siglo XXI decrecen enormemente, posibilitando que emerja la innovación. Es en un proyecto innovador como Blobject, donde podemos ver la maldad que encierran las patentes de software. Una empresa como Blobject quedaría herida de muerte con la introducción de legislación en favor de las patentes de software.

No es necesario volver a inventar la rueda

Cuando hemos presentado nuestro proyecto en diferentes ámbitos, nos han preguntado con frecuencia: “¿Habréis patentado la tecnología, no?”. Nuestra respuesta siempre ha sido la misma: “¿Cómo podemos pedir a la sociedad que dé a Blobject la exclusividad de integrar un ordenador en un coche eléctrico para fines turísticos?“. Ni es lógico ni, sobre todo, justo. Estamos seguros de que nuestro proyecto tendrá réplicas en otras ciudades y países. Ante una tesitura así, ¿cómo pretender cerrar ese servicio sólo y exclusivamente a nuestra empresa?

Lo mismo ocurre con el software que utilizamos. ¿Cómo poder cerrar el conocimiento que encierra el software a una empresa determinada, cuando para más inri, muchas de estas implantaciones son tan obvias? En Blobject creemos firmemente en una Sociedad del Conocimiento libre de patentes de software, que fomente la creación de empresas con una base tecnológico libre para la creación de servicios innovadores.

Algunos de los servicios que Blobject está comenzando a comercializar serán parte de los servicios turísticos que vendrán en un futuro, y en los mismos, el contenido libre es directamente proporcional a un ahorro importante en la creación y desarrollo de una empresa de servicios turísticos. De haber existido todo un contenido liberado bajo licencias Creative Commons, Blobject se hubiera ahorrado una cantidad muy importante de dinero que hubiera podido dedicar a otros menesteres.

Al no haber ningún tipo de políticas sobre contenido llevadas a cabo por parte de los organismos públicos, Blobject debe de nuevo invertir dinero en hacer algo que ya se ha hecho decenas de veces. Es lo que muchas veces en la comunidad se ha llamado “reinventar la rueda”. Aquí el agravante estriba en que nuestra empresa ha tenido que invertir una cantidad importante de dinero que podría haber destinado en I+D o en alcanzar un nivel de contenido superior al que actualmente tenemos, como reconstrucciones virtuales o bien expansión del conocimiento cultural.

Hacia un mundo Blobject

Bruce Sterling hablaba el año pasado de cómo los blobjects dominarán el mundo. En nuestro caso específico, las empresas que creemos dominarán el siglo XXI serán las que se construyan bajo bases tecnológicas y de contenido totalmente libres. Para ello es fundamental articular determinadas políticas desde los poderes públicos, que entiendan la importancia de una legislación que tenga claro una serie de conceptos como son el software y el contenido libre.

Es por ello que una legislación que busque la mal llamada neutralidad tecnológica o que fomente las patentes de software resultará totalmente nefasta para la creación de un ecosistema que fomente la innovación. En Blobject tenemos claro lo que ha sido beneficioso para la creación de nuestra empresa (utilización de una base tecnológica libre), de lo bueno que hubiera sido cara a invertir más recursos en I+D (contenido libre), y de lo nefasto que sería el introducir en nuestro acervo comunitario las patentes de software. Sólo sobre estos pilares se podrá conseguir la eficiencia en la creación de empresas de base tecnológica en el siglo XXI. Empeñarse en lo contrario es no entender lo que realmente significa, una Sociedad del Conocimiento Libre.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios