BAQUIA

Brasil inicia la transición hacia la TV digital

La transición hacia la TV digital puede ser comparada con lo que ocurrió con la llegada del CD, después de décadas del sistema analógico del vinilo. La diferencia para el usuario es la mejora en la calidad final del producto.

La TV digital, además de la TV convencional, tiene otras opciones: HDTV, o TV de alta definición; múltiples canales en uno solo, con calidad de resolución intermedia; y suministro de servicios multimedia (TV interactiva, compras) de comunicación y entretenimiento.

Como las imágenes serán generadas y transmitidas digitalmente, los canales actuales quedarán subocupados. ¿Cómo? Al ser digitales, las imágenes son transformadas en paquetes de bits, ahorrando espacio en la transmisión. Según Walter Durst, representante de Eletros (Associação Nacional de Fabricantes de Produtos Eletroeletrônicos), una transmisión analógica (sistema actual) de dos horas tarda… dos horas en ser transmitida.

En la TV Digital, ese mismo proceso tardaría diez minutos, permitiendo transmisiones simultáneas, dejando a la televisión en algo muy parecido a lo que es Internet hoy, lo que permitiría hacer hipotéticas descargas de películas o navegar en ficheros de las emisoras para elegir el programa deseado.

Por ser digital, la calidad de la imagen se duplica, como el sonido que queda más claro y sin ruidos en el CD. Las imágenes pueden ser transmitidas con un mayor número de líneas, permitiendo disfrutar de alta definición.

La (in)decisión

Anatel (Agência Nacional de Telecomunicações) es responsable de la decisión sobre el sistema a ser adoptado en Brasil. Hay tres sistemas en juego. Está el DVB (Digital Video Broadcasting), cuyas primeras pruebas fueron hechas en Francia en abril de 1996. Sin embargo, 1998 es considerado el año inicial de la TV digital en Europa.

El ISDB-T (Integrated Services Digital Broadcasting) está basado en DVB. La previsión es que sólo empiece a operar en 2003 en Japón. Finalmente, el sistema ATSC (Advanced Television Systems Committee), que empezó a usarse en noviembre de 1998 en 28 canales de TV de diez ciudades de Estados Unidos. Hoy tiene 106 broadcasters en 56 ciudades. Canadá, Corea del Sur, Taiwan y Argentina también adoptaron este sistema.

Los procedimientos para la selección del sistema digital comenzaron en noviembre de 1998. El Grupo Abert/SET TV Digital, formado por Abert (Associação Brasileira de Emissoras de Rádio e Televisão) e SET (Sociedade Brasileira de Engenharia de Televisão), junto con la Universidade Mackenzie, realizó pruebas de campo y de laboratorio con los tres sistemas en la ciudad de São Paulo, que empezaron en septiembre de 1999 y terminaron el 30 de marzo.

Las conclusiones fueron las siguientes, según Abert/SET: el sistema ATSC es técnicamente inadecuado para Brasil, y los sistemas DVB-T y ISDB-T cumplen los requisitos mínimos de mejorar, o por lo menos igualar, la recepción de los actuales analógicos y de transportar HDTV, además de añadir nuevas aplicaciones.

El sistema ISDB-T es significativamente superior al DVB-T en lo que se refiere al rendimiento para la recepción portátil o móvil, algo importante para asegurar la competitividad del servicio de radiodifusión de sonidos e imágenes en el futuro, además de ofrecer más flexibilidad de aplicaciones. Dentro de las necesidades actuales, el ISDB-T es superior al DVB-T en inmunidad al ruido.

“Las pruebas demostraron que el mejor sistema para Brasil sería el japonés, porque cumple una serie de requisitos, principalmente la movilidad”, comenta Ronald Barbosa, consultor técnico de Abert. Mientras tanto, las conclusiones de las pruebas no significan que el sistema europeo o el japonés sea el elegido por Anatel, que todavía debe someter el asunto a consulta pública.

Pruebas confusas

ATSC contestó, envió cartas a Anatel y, según Robert Graves, presidente del comité, hubo fallos durante las pruebas de campo, como evaluar los sistemas en condiciones y lugares diferentes en la cuidad de São Paulo. Curiosamente, ATSC resultó bien en las pruebas de laboratorio.

Profesores de Unicamp que estudian la TV digital desde 1995 también entregaron a Anatel un informe diciendo que había imperfecciones en las pruebas de Abert/Set. “Las pruebas en São Paulo dieron muchos resultados que confirmaron ciertas características técnicas de los diversos sistemas de TV digital existentes. Por otro lado, también frustraron un poco las expectativas, pues las pruebas, debido a ciertos fallos de procedimiento y evaluación, no fueron concluyentes y crearon una cierta confusión”.

“Decidimos elaborar el informe por nuestro interés en ese asunto y, principalmente, por haber estudiado la metodología de las pruebas en colaboración con el CPqD (Centro de Pesquisa de Desenvolvimiento em Telecomunicações). Posteriormente, analizamos detalladamente los resultados de las pruebas”, dijo Dalton Arantes, uno de los responsables del estudio.

Arantes también apunta otra cuestión polémica. “Si el sistema DVB-T (europeo) fuera adoptado en Brasil, sería un sistema híbrido, como la actual PAL-M. Se crea así una reserva de mercado para fabricantes locales. Los receptores de Europa no podrán ser usados en Brasil (la banda es de 7 y 8 Mhz, y la nuestra es de 6 Mhz)”. Brasil es el único que usa el sistema de colores PAL-M, ya que Estados Unidos y Japón usan NTSC.

En los años 80, esa diferencia de sistema provocó una carrera de los dueños de videocassetes importados, que reproducían cintas PAL-M en blanco y negro, en las asistencias técnicas para convertir sus aparatos.

Graves confirma esta cuestión, intentando defender su postura. “Lo mejor sería tener el mismo sistema para toda América, de 6 MHz, curiosamente el mismo que ATSC. Habría una economía de escala y los fabricantes de TVs podrían exportar a otros mercados”, afirma.

“Quien usaba el sistema SECAM eligió DVB; el único país que no usa DVB o no está probando el sistema es Japón. Incluso Estados Unidos está probando DVB-Mobile, y Canadá va a empezar las pruebas en un futuro próximo”, asegura Anthony Smith, representante de DVB.

El presidente de ATSC habla con la vista puesta en un mercado gigante. Según Duran, de Eletros, se venden 4,5 millones de nuevos aparatos de TV al año en Brasil, que tiene un parque de 50 millones de televisores. Con la definición de un sistema por Anatel, Eletros espera que todos los aparatos sean sustituidos en 15 años, con las emisoras transmitiendo programación de forma analógica y digital durante el mismo período. Un televisor tiene una vida útil de 10 años.

“Se puede hacer una analogía con la TV en blanco y negro. La TV en color llegó a Brasil al inicio de la década de los años 70, y hoy el número de aparatos en blanco y negro en uso en el país es ínfimo”, dice Duran.

Mercosur

En Argentina se venden 1,5 millones de televisores al año, y el país ya ha dicho que va a adoptar el sistema ATSC. Ahora, Anatel defiende un sistema único para los países de Sudamérica. Renato Guerreiro, presidente de la agencia, afirma que la adopción de un mismo sistema haría más fácil la aceptación del servicio, con precios competitivos, y la negociación colectiva con los proveedores.

Guerreiro dijo que la idea tiene aceptación entre otros dirigentes de agencias reguladoras de países de la región y, a pesar de que Argentina tenga aceptado el ATSC, eso podría cambiar porque no existen transmisiones de TV digital en el país.

Por el cronograma de Anatel, la elección debe ser hecha antes del mes de febrero. Si se diera lugar a la unificación de los sistemas, los plazos podrían cambiar, pero Guerreiro afirma que, en caso de que las discusiones persistan por mucho tiempo, Brasil “hará su opción por si sola”.

Si los plazos se mantienen, en marzo de 2001 Anatel presentará el plan de transición de la TV brasileña para el cambio del sistema analógico al digital. Para julio está prevista la concesión de las primeras licencias.

Con un único sistema para toda la región, quienes lo van a celebrar son los fabricantes. Eletros dice que el número de 6 millones de aparatos vendidos anualmente en Brasil y Argentina podría duplicarse si los otros países fueran accesibles. “Manaus tiene la escala, el porte y el tamaño para convertirse en un centro exportador”, dice Duran. La entidad informa que no tiene preferencia por un sistema X o Y, pero prefiere que los parámetros para la definición protejan los intereses de los consumidores.

“Brasil, sabiamente, está pensando en el mercado latinoamericano. Eso es importante para crear una base de fabricantes y oportunidades de acuerdos entre los países del Mercosur para su desarrollo en el futuro”, especula Smith, de DVB.

¿Y yo qué?

Por tanto, los usuarios deberán comprar televisores preparados para el sistema digital que ya están a la venta en el mercado brasileño. Son modelos de pantalla grande, con elevados precios. Cuando todo esté listo, los usuarios tendrán que gastar más para comprar un convertidor para transformar lo digital en analógico en estos aparatos y también en las TV convencionales, que cuestan alrededor de 500 dólares en EEUU.

O esperar a que vengan los aparatos totalmente digitales. En EEUU, uno de estas características cuesta entre 5.000 y 7.000 dólares. Eletros prevé que los aparatos estarán disponibles seis meses después de la definición del sistema.

Smith, de DVB, confirma que el sistema tiene 25 millones de aparatos en el mercado europeo y más de un millón de convertidores en funcionamiento. Japón, donde el sistema sólo funcionará desde 2003, teme convertirse en un laboratorio de pruebas si Brasil adopta este sistema.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios