BAQUIA

Bruselas no se siente presionada por la sentencia del caso Microsoft

Las reglas en Europa son diferentes a las que se aplican en Estados Unidos. Por eso, la sentencia sobre el acuerdo alcanzado entre Microsoft, el Gobierno estadounidense y nueve estados no tiene por qué influir en las investigaciones que Europa está realizando sobre el gigante del software.

Recientemente, Philip Lowe, director general del directorio de competencia de la Comisión Europea, anunció que se tomaría “una decisión preliminar a finales de este año”, mientras que la definitiva se dilataría hasta “el próximo año”.

La Unión Europea anda más retrasada a la hora de valorar el comportamiento del Microsoft. Pero esto no es óbice como para que la sentencia del pasado viernes acelere el proceso. Amelia Torres, portavoz del comisario europeo de Competencia, Mario Monti, ha señalado que lo que analiza Bruselas “es completamente diferente desde el punto de vista de los hechos con relación al de Estados Unidos”. Y por si quedara alguna duda ha matizado que tienen sus “propias reglas” para aplicar una sentencia, tal y como ha explicado Mario Monti “durante meses”.

Sobre la aprobada por de la juez federal Colleen Collar-Kotelly la semana pasada, Torres ha subrayado que piensan analizar para comprobar “en qué medida será significativa con relación a nuestro propio asunto, si tendrá repercusión o no”.

La Unión Europa considera que Microsoft diseñó Windows para que funcionara mejor con su propio software que con el desarrollado por sus rivales. Asimismo, sostiene que la empresa ha hecho todo lo posible para vincular su sistema operativo al Media Player, dañando de esta forma a sus más directos competidores.

El ejecutivo comunitario inició la investigación sobre Microsoft en agosto del año 2000 por supuesta violación de las normas antimonopolio europeas.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios