BAQUIA

Buenos días, ¿en qué puedo cabrearle?

¿Quién no ha pasado alguna vez por el trance de realizar una llamada telefónica y terminar con ganas de estampar el teléfono contra la pared? Telephone Doctor, una empresa de St. Louis (Missouri) especializada en la atención al cliente, ha elaborado una encuesta para averiguar que es lo que más nos irrita a la hora de ser atendidos por teléfono.

En ediciones anteriores, dejar la llamada en espera había sido elegido como la acción más fastidiosa, aunque este año ha caído al tercer puesto. Lo que más nos molesta es que nos atienda un programa o contestador automático. Especialmente cuando nos pide que marquemos diferentes teclas del teléfono para acceder a las opciones del menú.

Y lo que más nos saca de nuestras casillas es la imposibilidad de cortar la comunicación con el programa de turno y ser atendido personalmente por un operador. En tales casos, solemos colgar mientras rechinamos los dientes, y peligra la integridad física de cualquier objeto o persona situado en un par de metros a la redonda.

Una novedad aparece en el puesto cinco: con la proliferación de los móviles, se multiplican los molestias relacionadas con estos aparatos: hablar a voces, malas conexiones, tonos desagradables. De hecho, los investigadores creen que no sería de extrañar que en el futuro este punto ascendiera al primer puesto.

La lista completa de molestias es la siguiente:

  1. Contestadores automáticos.
  2. Escasa educación, grosería.
  3. Dejar la llamada en espera.
  4. Altavoces.
  5. Móviles.
  6. Acentos extraños, hablar demasiado rápido o sin claridad.
  7. Comer o masticar mientras se habla.
  8. Buzones de voz.
  9. Transferencia errónea de llamadas.
  10. Ruidos de fondo.
  11. Conversaciones de fondo.
  12. No devolver las llamadas.

La solución: enormes dosis de paciencia.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios