BAQUIA

BugBear, el último gusano de éxito

Un nuevo gusanito ha llegado a la Red dispuesto a arrebatarle a Klez la corona de los bacilos informáticos. Se trata de BugBear (W32/Bugbear), un código malicioso que se está extendiendo a toda velocidad por los sistemas operativos Windows conectados a Internet (ya está en miles de equipos en todo el mundo según las empresas de seguridad).

Entre otras cosas, es capaz de robar las contraseñas y la información relacionada con las tarjetas de crédito, permitir el acceso de hackers malvados a las computadoras al abrir el puerto 36794 y deshabilitar firewalls y programas antivirus. Si algún incauto lo ejecuta, el gusano creará varios archivos con un nombre escogido de manera aleatoria, algunos copias del propio gusano, e introducirá una entrada en el registro de Windows para ejecutarse cada vez que se reinicie el equipo.

Esta joya, además, se caracteriza por cambiar continuamente de apariencia cuando se reenvía a otras computadoras, por lo que es difícil de localizar e identificar. W32/Bugbear tiene un tamaño de 50688 Bytes (cuando el fichero que contiene el virus se distribuye comprimido con UPX) y está escrito en el lenguaje de programación Visual C.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios