BAQUIA

California exigirá que no haya sustancias tóxicas en los aparatos electrónicos

California, el estado más poblado de EEUU, vuelve a anticiparse al resto del país con un proyecto de ley que exige a los fabricantes que eliminen las sustancias nocivas de productos electrónicos como iPods y teléfonos móviles.

Propuesta esta semana por Lori Saldana, legisladora demócrata por San Diego, la ley se aplicaría a cualquier artículo electrónico o accionado por una batería que se venda en California en 2008, informa la agencia Efe.

\”Sabemos que los fabricantes de estos productos podrían manufacturarlos sin incluir los materiales tóxicos\”, dijo Saldana. California ya exige a las compañías que manufacturan artículos con pantallas de vídeo que no incluyan materiales tóxicos, pero la medida extendería aún más la lista de productos limpios.

La iniciativa cuenta con el apoyo de los grupos ecologistas, que ya han presionado a California para que siga el ejemplo de la Unión Europea, donde, desde el próximo verano, se requerirá a los fabricantes que reduzcan el uso de materiales tóxicos en todos los productos de electrónica de consumo.

Entre ellos se encuentra Californians Against Waste, que asegura que muchos de estos productos, como los móviles,
iPods y PC, tienen una vida útil muy corta -a menudo de uno o dos años-, y después, al quedarse obsoletos, van a parar a la basura.

Según la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EEUU, el 70% de los materiales pesados que acaban en los basureros procede de productos electrónicos que a menudo contienen plomo, cadmio, cromo o mercurio.

Solamente California genera en torno a 500.000 toneladas de basura electrónica al año, la mayor parte de la cual contiene metales pesados y otras sustancias tóxicas y perjudiciales para la salud.

\”Esta mezcla de sustancias tóxicas puede dañar el sistema nervioso, los riñones y el sistema reproductivo, mientras que algunos de los metales contienen elementos carcinógenos\”, señaló Californians Against Waste en un comunicado.

Lo que decida California tiene gran relevancia ya que, además de ser el estado más poblado y a menudo pionero en estas lides, es allí donde tienen su sede buena parte de las empresas de tecnología.

\”Deberíamos ser los líderes del país en materia de eliminación de estas toxinas antes de que los productos lleguen a otros mercados\”, dijo la promotora de la medida.

Una de las multinacionales informáticas más criticada en este sentido es Apple, con sede en Cupertino, en el californiano Silicon Valley. Apple se llevó un gran rapapolvo el año pasado, cuando los ecologistas lanzaron una campaña con pancartas como Steve, no seas una manzana podrida, en referencia al presidente de la compañía, Steve Jobs, y el logo de la empresa.

La campaña se dirigía específicamente al iPod, con una batería difícil de reemplazar. \”La mayoría de los consumidores lo tira y se compra uno nuevo\”, dijo Sheila Davis, directora de la Silicon Valley Toxics Coalition, quien criticó a Apple por dar una falsa imagen de firma preocupada por el medio ambiente.

Una coalición de organizaciones ecologistas publicó en 2002 un estudio que indicaba que la basura electrónica de EEUU se recicla utilizando métodos primitivos en países en vías de desarrollo, donde causa graves problemas a la salud y al medio ambiente.

Buena parte de las empresas continúa enviando sus desperdicios a países como la India o China, donde se les destripa para obtener plomo, oro y otros metales valiosos, un proceso en el que los componentes tóxicos, como el cadmio o el mercurio, van a parar al agua y el aire.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios