BAQUIA

¿Camputer? ¿Un perro de aguas?

A veces, cuando las cosas van mal, surge la luz. Muchos avanzados de las tecnologías se empeñan en perseguir nichos que no existen. Una gran idea no vale nada porque nadie la compra. Porque va contra sus intereses o contra sus principios, o simplemente, porque es más fácil no cambiar nada.

Es el caso de Steve Morton, su empresa era una adelantada en el uso de DSP (Digital Signal Processors), los chips que permiten realizar aplicaciones como la que él había ideado. Un sistema de lectura de huellas dactilares para su uso en armas cortas. La idea parecía poderosa: en un país en el que con frecuencia muere un niño por haber estado jugando con el arma de su padre, parecía un buen servicio que este tipo de armas personales llevaran un lector incorporado que impidiera que nadie, salvo el dueño autorizado, pudiera dispararlas. El proyecto fue un rotundo fracaso porque Asociaciones de Armas de todo tipo le pusieron la proa desde el principio y nadie quería implementar el diseño en contra de las Asociaciones del sector, que eran, en muchos casos, quienes prescribían qué armas comprar.

Según un artículo de Robert X. Cringely, escrito para Inc.com, el ataque a las Torres Gemelas y los hechos que se desencadenaron después, creando una gran inseguridad ciudadana, han contribuido a que Steve se vuelva un aficionado a las Camputers, cámaras digitales que son un equipo especialmente hecho para la utilización de sus DSPs.

En EE.UU., también según el mencionado artículo, existen más de 10 millones de cámaras analógicas de una tecnología con antigüedad de 50 años. Su efecto es muy limitado porque no tienen más alcance que el de la red física de cable a la que están conectadas. Las Camputers, por otro lado, pueden ser vigiladas desde Internet y por ello desde cualquier parte del mundo.

El negocio de la vídeovigilancia digital está teniendo un boom sin precedentes en EE.UU. y, al parecer, lo mismo está empezando a pasar en Europa.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios