BAQUIA

Candidatos online: marketing electoral en las elecciones generales 2004

Según un estudio de Pew Internet and American Life Project sobre la información política en Internet, el número de norteamericanos que utiliza el medio para obtener noticias e información de carácter político creció un 39% entre 2000 y 2002. De éstos, un 34% afirma que la información que obtuvieron online les ayudó a tomar su decisión de voto. ¿Qué hace el elector en la Red para tomar esta decisión? Informarse sobre los candidatos, enviar y recibir emails de contenido político (y normalmente en clave de humor), participar en foros y chats, obtener información sobre dónde votar, etc.

Informar sobre sus candidatos es, pues, una prioridad para los partidos. Para ello, nada mejor que crear un espacio web consagrado a divulgar la imagen de éstos y dar a conocer su programa y agenda: la web del candidato. Esta es la web principal de la campaña y debe transmitir claramente un mensaje positivo que ofrezca la mejor imagen posible del candidato y su propuesta. No caben aquí las críticas al adversario, que deben canalizarse mediante otros elementos del mix de marketing electoral online.

La primera web de candidato que tuvo una amplia repercusión como herramienta de marketing electoral fue la de Bob Dole. En la campaña para las elecciones presidenciales norteamericanas de 1996, Dole anunció su website durante un debate electoral e invitó a los electores a acceder a ella. Cerca de un millón de personas lo hicieron, pero pudieron haber sido más, puesto que el candidato anunció una dirección incorrecta, olvidando un punto. Pero no fue Bob Dole el primero en tener una web propia: este honor recae en Bill Clinton, que dispuso de su página cuatro años antes, aunque se trataba de una web muy alejada de los estándares de diseño actuales, compuesta exclusivamente de texto. Con más de una década de historia (al menos en los EEUU) las webs de los candidatos tiene ya cierto bagaje. Veamos cuáles son las propuestas de nuestros candidatos.

Las webs de los candidatos a las generales 2004

La precampaña oficial empezó en Internet con la presentación de la página personal del candidato del PP, Mariano Rajoy. En línea con la imagen corporativa de su partido, la web de Rajoy es muy dinámica. Demasiado, a juzgar por la cantidad de imágenes y menús que se mueven en la home que nos hacen perder el hilo y que no pasarían un test de usabilidad. Respecto a los contenidos del site, los estrategas del PP se centran en comunicar el mensaje principal de la campaña: que la gestión del gobierno ha sido muy positiva y el país funciona bien. A su vez tratan de hacernos más cercano a un candidato que se presenta por primera vez como cabeza de lista a unas elecciones generales. Por este motivo intenta reflejar su personalidad transmitiendo los tópicos más manidos sobre su carácter: sentido del humor y unas formas más dialogantes que las de su predecesor. Haciendo gala de este sentido del humor, se incluyen algunos chistes de humor gráfico sobre su persona.

También en clave humorística y tan popular como la web oficial de Rajoy, encontramos el dominio marianorajoy.com, que empezó a circular con una sencilla broma: la foto de un par de cerdos y un juego de palabras “soy el cerdo de Mariano”. La broma corrió de boca en boca y el dominio ha ido cambiando de contenidos: páginas gays, el catálogo de ropa interior Victoria’s Secret, o la foto y biografía de un tal Mariano Rajoy Guzmán, de parecido dudoso con el candidato popular. No obstante, la web deja bastante que desear y no va más allá de ser una simple broma.

La tibieza de las propuestas online de los candidatos españoles aún aumenta al comparar con las iniciativas desarrolladas en las primarias de EEUU

La libertad que cualquiera de nosotros tiene para registrar un dominio sitúa en un mismo plano la información generada por fuentes oficiales y la información no oficial. En las recientes autonómicas catalanas, CiU trató de registrar todos los dominios con el nombre de su candidato Artur Mas, pero se les escapó uno: Arturmas.tv. Desde esta página se realizó una parodia de la web oficial y el partido presentó una demanda que finalmente perdió. En la web podemos leer la demanda completa, y también la dirección de correo para contactar con CiU, invitando al internauta a mostrarse contrario ante la idea de atentar contra la libertad de expresión que permite Internet.

Con unos días de retraso respecto a la web de Rajoy, apareció la del candidato del PSOE, José Luís Rodríguez Zapatero. Al contrario del site de Rajoy, el de Zapatero es demasiado estático. Y es sólo el inicio de una serie de despropósitos: un diseño precario que no nos facilita el acceso a los contenidos (que se nos muestran mediante unos pop-ups que se abren en la parte izquierda superior), una imagen mal resuelta y un tiempo de descarga excesivo para lo que ofrece. En definitiva, una web de una sola visita, puesto que no aporta nada y parece sacada precipitadamente. La sensación es la de que Zapatero ha descuidado su web: le falta garra y no está a la altura de las expectativas.

Otras propuestas de webs de candidatos que no aportan nada especial -salvo su presencia testimonial en Internet- son las de Gaspar Llamazares, candidato de IU, y la del candidato de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, que cuenta con un diseño algo más moderno y arriesgado que las de sus contrincantes.

Conclusión: mucho que desear

Aunque en esta campaña electoral la mayoría de los candidatos en liza tienen su propia web personal, las propuestas son aún muy tímidas. Las webs no arriesgan a explorar las amplias posibilidades del medio Internet y se limitan a ofrecer información sobre el candidato con un nivel de interacción mínimo.

Esta pobreza mediática se hace aun más patente por la coincidencia en el calendario con las elecciones primarias demócratas en Estados Unidos, donde encontramos webs muy interactivas, amplias en información y que pretenden que el internauta disfrute de la experiencia. Wesley Clark ha organizado una red de weblogs personales para darle apoyo, (iniciativa que ya vimos en la web del candidato socialista a las elecciones catalanas, Pasqual Maragall). Howard Dean, con una exitosa estrategia web, ha logrado un record en la obtención de donativos para financiar su campaña, y no olvidemos el site del candidato que, según todo indica, se verá las caras con Bush en las elecciones presidenciales de noviembre, John Kerry.

En España, la impresión es que las elecciones generales no han seguido la tendencia marcada por las recientes elecciones catalanas. Se trata, sin duda, de un error estratégico, puesto que las webs de los candidatos desaprovechan la oportunidad que les brinda Internet de sacar ventaja para marcar la iniciativa política.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios