BAQUIA

Cara y cruz de los fondos de capital riesgo de las grandes empresas

Más de 200 empresas estadounidenses o bien tienen una unidad dedicada la financiación de proyectos o realizan inversiones de capital riesgo de manera regular. Latinoamérica no ha quedado excluida de esta tendencia. Muchas compañías están aumentando su papel como financiadoras de nuevos proyectos empresariales en la región.

Estos son algunos de los fondos más importantes:

Technology and Internet Fund (Grupo Carso, Telmex Grupo Financiero Inbursa), piezas para el rompecabezas de Carlos Slim

Es el brazo de financiación de jóvenes empresas del conglomerado de compañías del empresario mexicano Carlos Slim. Entre sus inversiones están el portal de finanzas personales Dineronet, y la empresa de gestión de contenidos mexicana Intélite. Este fondo también fue uno de los inversores en la ronda de financiación de Patagon.com, antes de que el portal financiero fuera adquirido por el BSCH. Por lo general, el Technology and Internet Fund trata de invertir en compañías cuyo desarrollo puede aportar nuevos conocimientos y/o tienen interés estratégico para las compañías de Slim.

Cx Networks y Punto Com Holdings (Cemex), consultoría y logística y proyectos B2B afines a la construcción

Con estas dos unidades la multinacional cementera mexicana Cemex (propietara de Valenciana de Cementos en España y de Southdown en EEUU) realiza inversiones en proyectos y empresas que le aportan algún valor añadido. Un ejemplo es la formación de un mercado B2B para la construcción como Construmix; o Latinexus, un nodo para la comercialización de bienes indirectos (o aquellos que se emplean en funciones de mantenimiento, reparaciones y operaciones) respaldado, además de por Cemex, por la empresa estadounidense de software Ariba y la compañía mexicana Alfa, así como por las brasileñas Votorantim y Bradespar. Otros proyectos respaldados por CxNetworks y Punt Com Holdings están relacionados con actividades de investigación y desarrollo vinculadas con la logística y la consultoría.

Myfactory (Ericsson, Saab y Grupo Said), tecnologías para el móvil

Es un fondo de 30 millones de dólares puesto en marcha en noviembre pasado por las multinacionales suecas Ericsson y Saab (manufacturera de coches y aviones) para promover la utilización de aplicaciones basados en WAP (referencia) y, posteriormente en las tecnologías de 2,5G y 3G.

Intel Capital (Intel), a crear más demanda para sus productos

Intel Capital inauguró sus oficinas en San Pablo (Brasil) a principios del año pasado y tiene la intención de tener presencia en Argentina y México. Intel Capital es el brazo de capital riesgo de Intel. Sólo en 1999 financió a unas 250 startups del mundo entero por valor de 1.000 millones de dólares. Suele centrar su atención en proyectos que desarrollen software para sus microprocesadores. La media de sus inversiones ronda los 10 millones de dólares.

Votorantim Venture Capital (Votorantim), aumento de ingresos y búsqueda de sinergias

Es un fondo de 350 millones de dólares respaldado por el conglomerado Votorantim (papel, cemento, minería, energía). Este fondo tiene como objetivo aumentar sus ingresos mediante la inversión en empresas de alta tecnología.

Un tipo de financiación que tiene sus peculiaridades

Indudablemente estos fondos respaldados por grandes empresas son motores importantes de la innovación empresarial en Latinoamérica. Sin embargo, este tipo de financiación puede tener efectos no necesariamente positivos para la innovación empresarial. Los motivos por los que son lanzados estos fondos son varios. Uno de ellos es que las empresas líderes se mantienen en contacto con la inquietud y creatividad innovadora que sus, a veces anquilosadas y excesivamente burocráticas organizaciones, tienden a limitar. A través de la comunicación con jóvenes empresarios, estas empresas pueden adquirir conocimientos sobre nuevos desarrollos y tendencias en el campo de la alta tecnología. Es más, evitan que los obtenga la competencia.

Otro motivo que tienen las grandes empresas para financiar proyectos en estado embrionario es la creación de un mercado para sus productos. Tal vez el caso de Intel sea el más obvio. A través de la financiación de muchos proyectos empresariales Intel refuerza los estándares en el sector que fomentan la utilización de sus microprocesadores. En otras ocasiones, la formación de unidades de capital riesgo obedece a factores políticos internos. Muchos proyectos que, en el seno de la compañía no serían puestos en funcionamiento por rivalidades e intereses contrapuestos entre diferentes departamentos, sí lo pueden ser si son emplazados en una unidad independiente. Además, los gestores de la unidad de capital riesgo pueden ser remunerados e incentivados según el rendimiento de las inversiones en las jóvenes empresas. Esto atrae a buenos profesionales a la gestión de estos fondos.

Pero aquellos emprendedores que son financiados por las unidades de capital riesgo de grandes empresas deben de tener claro que sus ideas pueden caer víctimas de la inestabilidad en la financiación de estos proyectos. La unidad de capital riesgo será una de las primeras, sino la primera, en acusar un recorte de gastos si los resultados de la empresa atraviesan un periodo complicado.

Temas relacionados:
  • Vida y milagros del \’private equity\’ Baquía.com
  • Emprendedores e inversores, ¿aún existe el amor? Baquía.com

  • Compartir en :


    Noticias relacionadas

    Recomendamos




    Comentarios