BAQUIA

Casi todos los estudiantes estadounidenses navegan

Probablemente, en ningún sitio hay tantos internautas como entre los estudiantes estadounidenses. Un nuevo informe de Pew Internet & American Life Project asegura que el 85% de ellos cuanta con su propia computadora personal, y que cuatro de cada cinco se reconocen navegantes habituales. Más concretamente, el 86% de ellos surca la Red habitualmente, frente al 59% de la media total estadounidense.

Además, cada vez se lanzan a la Red más pronto. No hace mucho tiempo, los jóvenes del país de las hamburguesas empezaba a tontear con la computadora entre los 16 y los 18 años, cuando en la actualidad la quinta parte lo hace antes de tener edad para la primera comunión, es decir, entre los cinco y los ocho años.

Dentro de las posibilidades que ofrece Internet, la que más les gusta es el correo electrónico. El 72% consulta el correo un mínimo de dos veces diarias, y dos terceras partes, un 66%, emplean al menos dos direcciones distintas de correo. Algo parecido ocurre con la mensajería instantánea, que emplean con el doble de pasión que su media nacional, y con la descarga de archivos musicales tan detestada por la Industria de la música. En este caso lo hacen tres de cada cinco jóvenes, frente al resto de la población internauta, que lo hacen en un caso de cada cinco.

Pero no todo lo relacionado con la Red es diversión y jolgorio. De hecho, Internet es ya una útil herramienta empleada frecuentemente en sus estudios, ya sea para recopilar información o comunicarse con profesores y compañeros por motivos académicos. Cuatro de cada cinco estadounidenses imberbes están de acuerdo en que Internet les ha ayudado mucho con sus estudios.

Resulta llamativo que precisamente en este curso escolar los centros de enseñanza financiados por el gobierno de ese país han comenzado a instalar filtros de contenidos por orden de la Children\’s Internet Protection Act, una controvertida ley dedicada a proteger la virginal inocencia de la juventud estadounidense. Con lo que se ha vuelto a desatar la misma guerra que siempre rodea a estos programas niñera.

Unos (los creadores de filtros, por ejemplo) reconocen que estos productos no son perfectos e insisten en que son necesarios. En el otro frente, profesores, estudiantes y grupos defensores de las libertades insisten, entre otras cosas, en que no funcionan bien, vetando el acceso a información legítima, y en que agudizan las desigualdades, ya que los estudiantes con más posibles siempre pueden tener su propio PC en casa libre de filtros.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios