BAQUIA

CASPIAN defiende el derecho a la intimidad

Cada día existen más formas de invadir nuestra privacidad. Muchas legales, como las cámaras que en un aeropuerto vigilan los movimientos de los pasajeros. Otras, como el envío masivo de spam, completamente ilegales.

Las etiquetas RFID (Radio Frequency Identification)son la última moda en los supermercados de todo el mundo, y pronto se extenderán a muchos otros entornos. La información que proporcione, adecuadamente cruzada con nuestras tarjetas de crédito,permitirá una identificación de nuestros modelos de consumo desconocida hasta ahora.

En realidad, la justificación de este tipo de etiquetas es muy sencilla: ahorro de coste y conveniencia para el cliente. Con productos provistos de estas etiquetas seremos capaces, por ejemplo, de salir de un supermercado sin necesidad de pararnos en la caja a pagar la cuenta.

El funcionamiento es muy sencillo: un lector de RFID hará automáticamente la cuenta de la compra y cargará la factura a nuestra cuenta corriente, que también habrá sido identificada por un chip RFID de nuestra tarjeta de crédito o del propio supermercado.

Este sistema preocupa a mucha gente. Tanto que se ha creado una organización para combatir su uso. Se llama CASPIAN, (Consumers Against Supermarket Privacy Invasion And Numbering), y pretende frenar la implantación de este tipo de identificadores hasta que sepamos mejor cómo gestionar la invasión de privacidad que pueden llegar a representar.

En realidad, el corto alcance de transmisión de que disponen estas etiquetas no hace pensar que puedan, por ejemplo, ser utilizadas como perros de presa de la policía, que podría incluirlas en sus interrogatorios a supuestos delincuentes y luego seguirles la pista, sin que éstos lo supieran, a través de este sistema. Sin embargo, CASPIAN opina lo contrario, y está dedicada a dar la batalla por la libertad del individuo hasta que se demuestre que las posibles intromisiones en la intimidad de las personas mediante esta tecnología están resueltas.

Nos gustaría conocer la opinión de nuestros lectores sobre este debate, y si alguno de ellos trabaja en una empresa española que esté a punto de incluir etiquetas RFID en sus sistemas de distribución o en su productos.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios