BAQUIA

Chaos Manor: ¿entiende Wireless?

Jerry Pournelle es un conocido autor de libros de ciencia ficción. Lleva años escribiendo sobre tecnología en la revista BYTE y lo hace siempre desde Chaos Manor. La caótica casa existe, en realidad es su propia mansión, a la que ha ido añadiendo todo tipo de tecnologías en los últimos 20 años.

Mucho antes que llegara el boom de Internet, Jerry escribía sobre PCs. Siempre se basaba en su propia experiencia: no escribía sobre nada que no hubiera instalado en su casa y probado con cierta asiduidad. Sus columnas han sido, y son, un espaldarazo para fabricantes bienintencionados o un aviso a navegantes para quienes realmente pretenden vender humo o sobrevaloran su propia oferta. Jerry lo prueba y, si no le gusta, su próxima columna destilará ironía demoledora para quien haya osado exagerar las prestaciones de su producto.

Sólo por leer a Jerry escribiendo desde Chaos Manor no hemos dudado en pagar los 19,95 dólares que cuesta -a un precio especial- la suscripción a BYTE durante un año. Lo hicimos porque en la portada de BYTE leímos que Jerry, en la columna de esta semana, hablaba de wireless y, conociendo su precisión y recordando las muchas columnas que nos aclararon conceptos en su momento no menos crípticos, no quisimos perder la oportunidad de conocer lo que había experimentado en su Chaos Manor.

No nos ha decepcionado. Su artículo, tan incisivo como los recordábamos, es una maravilla de claridad explicando los distintos estándares y la diferencia entre las políticas norteamericanas y europeas sobre la utilización del espectro radioeléctrico.

Quienes no quieran invertir en la necesaria suscripción o no se encuentren a gusto con el texto en inglés, tendrán la oportunidad de leer un artículo de nuestra redacción -probablemente antes de final de mes- en el que, con la ayuda de Jerry, les demos todas las claves de la tecnología y de las distintas posturas que gobiernos y fabricantes han hecho suyas.

Los que valoramos la buena información entendemos que ésta se pague. El precio, sencillamente, tiene que estar a la altura del contenido, de su contexto y del valor que éste tenga para el lector. Sin embargo, todavía hay mucho por hacer en cuanto a precisar de qué forma se cobra de forma individual y en el contexto a cada lector.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios