BAQUIA

Cómo engañar a Google

Ni siquiera Google es infalible. El buscador más popular de la Red se ha topado con \”varios casos chistosos\” que pretenden conseguir que una determinada página suba posiciones en la lista de resultados.

El método es bien sencillo. Google ordena los sitios web según estructuras de vínculos: si una página enlaza a otra significa que la primera ha concedido un voto a la segunda. A medida que se obtengan más votos (es decir, que enlacen la página con mayor asiduidad), más arriba aparecerá en la lista de resultados. Los usuarios más pícaros no han encontrado problemas para \’hackear\’ esta tecnología: crean múltiples páginas de Internet que enlanzan al sitio que quieren que suba en la lista de resultados del buscador. Así de simple.

La puntocom no cree que estas artimañas le vayan a causar graves problemas. \”No estoy seguro de que la gente lo esté haciendo con una intención maliciosa\”, apuntó Matt Cutts, ingeniero de software de Google. Además, la empresa cree los autores de estas prácticas están tirando su tiempo a la basura porque los términos más populares tienen millones de enlaces reales en otras páginas.

\”Es algo que Google y cada buscador va a tener que combatir\”, dijo Danny Sullivan, editor de Search Engine Watch, uno de los mejores boletines sobre buscadores, quien añadió que lo que ha sucedido es el más claro ejemplo de que se trata de \”una batalla de nunca acabar\”.