BAQUIA

Cómo saltarse los contestadores automáticos y acceder a un operador

Una web estadounidense está recibiendo miles de visitas de usuarios que desean conocer los trucos que ofrece la página para saltarse las interminables esperas y opciones de los contestadores automáticos de las grandes empresas y acceder directamente a un operador.

Una chuleta para encontrar a un ser humano es el curioso lema de la web, cuyo creador es Paul English, que comenzó a escribirla tras percibir que la irritación que le provocan los contestadores es compartida por muchísima gente.

La página recopila las combinaciones de las teclas de teléfono que hay que marcar a continuación del número del centro de llamadas de una serie de empresas -clasificadas por sectores- y organismos oficiales.

Dichas combinaciones permiten saltarse contestadores automáticos, buzones de voz y mensajes de espera, que tanto tiempo, dinero y enfados cuestan a los clientes. En algunos casos, también aparecen las extensiones directas de los ejecutivos de algunas compañías, que han sido filtradas por fuentes internas de las mismas.

El éxito del sitio ha sido tal que el diseñador, que gestiona una web de viajes económicos, se ha convertido en casi un héroe para muchos y recibe a diario múltiples llamadas de felicitación, e incluso declaraciones de amor, que atiende personalmente para \”predicar con el ejemplo\”. \”Creo que los buzones de voz son una pérdida de tiempo para todo el mundo\”, subraya English.

Aunque la iniciativa de este bostoniano ha tenido un gran impacto en los medios de comunicación de EEUU, por el momento ninguna de las empresas incluidas en la página ha hecho declaraciones sobre el tema.

Cada vez son más las firmas que recortan sus costes sustituyendo a los empleados de sus centros de llamadas por robots. Algunas incluso afirman que están experimentando con sofisticados sistemas para detectar emociones, programados para transferir una llamada a un comercial, si el cliente profiere un improperio o menciona el nombre de una empresa de la competencia.

English califica estos experimentos de \”bobadas\”. Considera que no hay sustituto posible para una voz humana, en directo, que se encargue de atender al cliente. \”Es una insensatez y un error intentar ahorrar unos peniques a costa de aburrir y fastidiar a los clientes\”, concluye con muchísima razón.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios