BAQUIA

Condena de nueve años a un spammer en EEUU y APD empieza a multar

La lucha contra la peste del spam se intensifica cada vez más: en EEUU, en España… Las autoridades han decidido dejarse de convenios abstrusos y pasar a la acción con medidas concretas, ejemplares. Y ello pese a que, por sorprendente que pueda parecer, cada vez se tolera más el spam. Lo que hace la costumbre.

Es lo que ha ocurrido con Jeremy Jaynes, el octavo spammer más importante del mundo, que ha sido condenado por un tribunal de Virginia (Carolina del Norte, EEUU) a nueve años de prisión por haber enviado la friolera de diez millones de correos basura al día a través de dieciséis líneas de alta velocidad, un servidor de Virginia y direcciones falsas.

En cualquier caso, en principio parece que se trata de ir asustando -y concienciando- a quienes se dedican a semejantes tareas, dado que por ahora no va a entrar en la cárcel. El juez Thomas Horne dice que el spam plantea nuevos problemas constitucionales, por lo que la condena se retrasa hasta que haya una legislación sobre este tema.

Según los cálculos de los fiscales, Jaynes ganó la bonita suma de 580.000 euros mensuales mandando spam en los que se publicitaban productos basura (falsas medicinas, etc) y webs pornográficas. Su astucia le permitió hacerse con unos 10.000 números de tarjetas de crédito.

Mientras, la Agencia de Protección de Datos española va a comunicar de forma inmediata las sanciones propuestas a varias empresas españolas por el envío masivo de correos electrónicos no solicitados. La Agencia cree que estas acciones constituyen infracciones de la máxima gravedad, por lo que propone sendas multas de 30.000 euros a cada una de las compañías denunciadas. Es la primera vez que este organismo impone multas por enviar spam. En cualquier caso, otras empresas hacen negocio aprovechando resquicios legales o resoluciones de la propia APD.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios