BAQUIA

Confirmado: el FBI retira Carnivore

El FBI ha decidido cargarse el polémico software Carnivore. Aunque nunca dijo explícitamente cuánto costó desarrollarlo, algunas fuentes hablan de entre 10 y 15 millones de dólares. Tras el despilfarro, la agencia estadounidense dice ahora que prefiere programas comerciales más baratos y eficientes.

Desde que se conoció la existencia del programa, éste ha estado en el punto de mira de las críticas de defensores de los derechos digitales y la privacidad. Pero las autoridades han justificado su uso como un instrumento indispensable para adelantarse a criminales y terroristas que utilizan las nuevas tecnologías para comunicarse.

Para utilizar Carnivore, el FBI necesita primero una autorización judicial. Posteriormente, los agentes instalan el software en los equipos informáticos del sospechoso, lo que permite monitorizar su navegación, el intercambio de correos electrónicos y otras actividades online.
La semana pasada el FBI anunció que había rechazado un proyecto para reconfigurar su sistema informático, cuyo coste rondaba los 170 millones de dólares.

Ahora, la agencia se atreve a pedir a los servidores de Internet que vigilen a sus clientes en nombre del Gobierno federal, quien pagará todos los gastos (se supone que solo a los sospechosos… ¿O será mucho suponer?).

Carnivore ha sido –pese a una cierta vigencia tras el 11-S- un auténtico fiasco. Dejando a un lado las espinosas cuestiones del derecho a la intimidad y la pila de millones invertidos, cuando el FBI lo anunció a bombo y platillo a finales de los noventa dijo que era un sistema mucho mejor que los productos comerciales.

Pero, según fuentes federales, con Carnivore sólo se realizaron ocho operaciones de vigilancia en 2003 y cinco en 2002… y en ninguna de ellas se utilizó el defenestrado sistema.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios