BAQUIA

Cuando el marketing viral se pasa de la raya

En los últimos meses, las agencias de publicidad han intentado sorprendernos con la campaña de marketing viral más innovadora, sorprendente o extendida. Vídeos falsos, intrigantes instalaciones en la calle o incluso blogs de supuestos clientes han sido las herramientas de anunciantes y publicistas para llamar nuestra atención.

Pero ahora parece que la carrera por la notoriedad empieza a traspasar algunos límites: se acabó la carta blanca para este tipo de campañas. Uno de los motivos es el estado de alerta permanente (y una cierta dosis de paranoia) de algunas personas y administraciones por la seguridad.

El mejor ejemplo de esta tensión lo dio la reacción a una campaña de Cartoon Network que consistía en ir distribuyendo por Boston (EEUU) unos dispositivos con luces y cables, representando a personajes de dibujos animados. Al tomarlos por bombas, se puso en marcha el dispositivo de alarma antiterrorista de la ciudad, con un impresionante despliegue policial. El escándalo se ha llevado por delante al presidente de la cadena de televisión.

Tampoco inspiró mucha confianza la idea de colocar en Luxembrugo cajones llenos de ajos, crucifijos y estacas bajo unos carteles en los que podía verse a una joven con el cuello mordido por un vampiro. Al parecer, sembrar una ciudad de sospechosos cajones no contribuye a tranquilizar a la población.

Otra práctica que ha cruzado la línea de lo tolerable para algunas administraciones es el uso de flogs, blogs falsos de emrpesas que fingen tener como autores a consumidores satisfechos. Pero, en aproximadamente un año, una directiva europea podría prohibir este tipo de estrategias y enfrentar a sus autores a un proceso criminala.

Según The Times, esta norma (incluida en la nueva legislación de protección de los consumidores) se aplicaría también a los autores que, por ejemplo, alaban sus libros bajo una falsa identidad en sitios como Amazon.
www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios