BAQUIA

Cuando la naturaleza es más fuerte que la tecnología

Bombay, la capital del estado indio de Maharashtra y principal centro financiero del país, lleva más de una semana sufriendo las consecuencias del monzón, con lluvias torrenciales que han inundado casi un tercio de la ciudad, dejado cerca de quinientos muertos, colapsado transportes y comunicaciones, cortado el suministro eléctrico y provocado unas pérdidas estimadas en 1.000 millones de dólares. Aunque las devastadoras lluvias parecen haber concedido momentáneamente un respiro, la situación sigue siendo muy preocupante.

La India es el mejor ejemplo de coexistencia entre tradición y modernidad. Por este motivo, un fenómeno natural con el que sus habitantes conviven desde hace cientos de generaciones se convierte ahora en quebradero de cabeza para las numerosas empresas europeas y norteamericanas que cuentan con call centres, centros de outsourcing o sedes en Bombay, por la sencilla razón de que sus servidores se encuentran inutilizados por el agua en los sótanos o almacenes de los edificios afectados por las lluvias. Al margen del caos general que impera en la ciudad, a muchas empresas les ha pillado desprevenidas la situación, y ahora deberán echar mano de los planes de recuperación de emergencias.

Algunas de las afectados son bancos como ICICI, CitiBank o HSBC, que han visto alterado el funcionamiento de su red de cajeros en todo el país debido a los daños en las redes ATM de almacenamiento y transmisión de datos. El colapso de Bombay está afectando incluso a otros estados, como Gujarat o el propio Delhi. Ahora las aseguradoras deberán hacer frente a descomunales pérdidas, que muchas empresas todavía no han terminado de evaluar o se esfuerzan en minimizar.

Por otra parte, ayer fue presentado en la ciudad de Madras el primer ordenador personal de bajo coste. Desarrollado por la empresa HCL, su precio es de 9.990 rupias (unos 180 euros), y cuenta con todas las prestaciones necesarias para un usuario principiante. Actualmente la India cuenta con 15 millones de usuarios de Internet (menos del 1,5% de la población) y cinco millones de conexiones a la Red, que el gobierno espera aumentar los próximos cinco años hasta 75 y 45 millones respectivamente.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios