BAQUIA

Cuidado con su fichero robots.txt

Cuando 10.000 ordenadores trabajando en paralelo pasan el día visitando 3.000 millones de páginas web, a veces el resultado se concentra en una hoja de cálculo con listas de empleados y sus direcciones. Ocasionalmente, el listado puede incluir los números de sus tarjetas de crédito o cualquier otro contenido altamente confidencial.

Existen muchos hackers que se han especializado en utilizar las herramientas legales de buscadores como Google para buscar secretos en cualquier resquicio donde puedan encontrarlos. Basta con una mala configuración del fichero robots.txt, que Google lee antes de visitar la web en concreto, para que, sin ningún objetivo criminal, su motor de búsueda se abra paso hasta nuestro mismísimo \”centro de información confidencial\” y, de forma completamente involuntaria, agregue a sus millones de páginas indexadas en ese momento alguna que contenga información de lo más sensible.

Yahoo News afirma que se han encontrado, buscando de forma adecuada en Google, listados de barcos de la Marina de EEUU con sus localizaciones más secretas, listados de personas con sus cartillas de la Seguridad Social y detalles sobre sus ingresos anuales.

De repente, Internet es como un gigantesco palacio del pasado, con recovecos que pocos conocen y con muy pocos guardianes que cuiden las joyas esparcidas por sus habitaciones. Cualquier experto, ladrón o simple curioso avanzado, podrá entrarnos hasta la cocina y llevarse el jamón que teníamos preparado para la cena. Aunque el símil, dado que hablamos de contenidos digitales, no sea quizás el más adecuado ya que en Internet, aunque se sustraiga la información, siempre nos queda el original.

Esto último, que podría parecer una ventaja, es por el contrario un grave inconveniente, ya que puede suceder que a menos que aparezca en otro lugar público, la información sea mal utilizada sin que nunca lleguemos a saber que alguien nos la había robado.

A veces, un simple defecto de forma o un programa mal revisado puede ser la puerta que un delicuente cibernético utilice para acceder a nuestra información más íntima. Las empresas de seguridad están creciendo por doquier. No es de extrañar.

También en Baquía:

  • Once empresas de seguridad y software crean la Organization for Internet Safety
  • Cuatro webs de comercio electrónico acaparan el 65% de las ventas en EEUU
  • EEUU aprueba un nuevo estándar de encriptación

Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios