BAQUIA

De hackers, crackers y demás familia

Algunos hackers son nuevos filósofos libertarios, otros simplemente investigan avances técnicos por el reto que supone. Unos hacen piña y llevan este epíteto orgullosos, como una bandera, otros intentan desligarse de esa palabra. Algunos son adolescentes locos por los videojuegos, otros son maduros y respetables consultores. Pero todos tienen en común la pasión por la informática, el deseo de sacar todo el partido posible a las computadoras y unos conocimientos tecnológicos que sobrepasan con mucho el del común de los mortales. Y desde hace algún tiempo el deseo de diferenciarse de los crackers para evitar ser demonizados injustamente por la prensa sensacionalista.

Quién es un hacker

Como pasa con otros términos como geek o nerd, no existe una definición exacta de la palabra hacker. Se sabe que originariamente hacía referencia a aquellas personas que fabricaban muebles a hachazos, aunque los primeros merecedores de este apelativo fueron los pioneros del prestigioso MIT, el grupo de locos por la informática que pasaban las noches al lado de la emblemática computadora TX-0 a principios de los años 60.

Pero no fue hasta la llegada de los años 80 cuando empezó a popularizarse y salir en los periódicos Kevin Mitnick, el hacker más emblemático y el primer mártir de la causa recientemente liberado después de varios años en la cárcel por acceder a una información de la que no sacó ningún provecho.

Para encontrar acepciones fiables conviene acudir a esa Biblia para hackers que es el Jargon File de Eric S. Raymond. En ese sitio definen a hacker de diferentes maneras:

  1. Alguien que disfruta explorando los sistemas y programas y sabe cómo sacarles el máximo provecho, al contrario que la mayoría de los usuarios que prefieren conocer sólo lo imprescindible.
  2. Entusiasta de la programación (a veces de forma obsesiva).
  3. Alguien que aprecia el valor de hackear.
  4. Persona que es buena programando de forma rápida.
  5. Experto en un programa concreto o que es especialmente hábil en el manejo de un programa dado (e.j.: \’un hacker de UNIX\’).
    Las definiciones 1 a 5 comprenden un grupo de gente que se une para compartir sus habilidades.
  6. Experto o entusiasta de cualquier clase.
  7. Alguien que disfruta con el desafío intelectual de superar las dificultades de forma creativa.
  8. [objetable] Mala persona que trata de descubrir información secreta. De ahí viene password hacker y network hacker. En este caso debe utilizarse cracker.

Hay dos variedades de hackers dignas de destacar:

Samurai. Un hacker que crackea amparado por la ley y/o la razón, normalmente es alguien contratado para investigar fallos de seguridad, que investiga casos de derechos de privacidad, esté amparado por la primera enmienda estadounidense o cualquier otra razón de peso que legitime acciones semejantes. Los samurais desdeñan a los crackers y a todo tipo de vándalos electrónicos.

Sneaker. Simular en ciertos aspectos: es aquel individuo contratado para romper los sistemas de seguridad por las empresas e instituciones con la intención de subsanar dichos errores.

Quién no es un hacker, aunque a veces lo parezca

No todo el monte es orégano, ni todos los hackers son crackers. Conviene distinguir claramente entre los distintos especímenes que florecen a la sombra de este espíritu libertario, adentrarse en el fascinante mundo undergroud de los hackers, crackers, bogus, wannabees, leeches, posers, lamers y demás familia; una familia extensa y no siempre bien avenida que responde a nombres tomados muchas veces de la ciencia ficción, la literatura fantástica, el rol y los juegos de ordenador. Estos son algunos de los principales pobladores de este mundo paralelo y tecnológico.

Wannabes. Alguien que podrá llegar a ser un hacker, pero que aún no lo es. Todos los hackers han pasado por esta etapa. Un wannabe adquiere el estatus de hacker cuando los veteranos deciden empezar a considerarle uno de los suyos.

Newbie. Algo muy similar a wannabe: un novato. Originariamente esta palabra procede de Inglaterra y se aplicaba a los recién llegados a los colegios y a las academias militares. Hay que tener presente en todo momento que estos aprendices de hackers pueden ser unos tiernos pipiolos en determinados círculos, pero que nos dan sopas con onda a la plebe informática.

Estado larval. Para entrar en este comando de elite dentro de los guerreros de los bits hay que pasar por diferentes estadios de desarrollo. Uno de los periodos más frecuentes es el larval (larval stage), que oscila entre los 6 meses y los dos años y en el que el sujeto se encierra en su habitación a escribir código e ignora en mayor o menor medida la realidad que le rodea.

Bogus (farsante). Ser hacker es un honor que hay que ganar y que la comunidad hacker concede. Uno no puede empezar a proclamar que lo es sin la aquiescencia de dicha comunidad a menos que quiera ser mirado con desprecio y pasar a formar parte de la tribu de los hackers de pacotilla, los farsantes conocidos como bogus.

Mundane (mundano). Cualquier persona no iniciada en este mundo underground. Es decir, el común de los mortales.

Lamer, sinónimo de Leecher y de Luser (mezcla entre user, usuario, y looser, perdedor), empleado más frecuentemente entre los crackers que entre los hackers. Es aquella persona que se aprovecha de los recursos que ofrece la comunidad underground sin aportar nada a cambio. Alguien que, por poner un ejemplo, descarga cracks sin cesar pero nunca desarrolla uno. Los crackers a veces designan con esta palabra a los wannabes de crackers.

Muggle. Denominación inspirada en los personajes carentes de poderes mágicos de la serie de libros de Harry Potter que convivían en el mismo mundo que los magos, pero ignorantes de la existencia y los poderes de estos últimos. Es decir, de nuevo el común de los mortales.

Weenie. El típico weenie es ese adolescente aficionado al rol y a la música metal y con escasas aptitudes sociales que pulula y puebla parte del universo underground.

Bigot (fanático). Una persona que es férrea partidaria de un lenguaje de programación, de un particular sistema operativo o una computadora en concreto. Aplicable a los hackers y a la familia circundante.

Spod. Alguien que reúne todos los aspectos negativos de un geek, pero que no cuenta con ninguna de sus ventajas, se mueve por la Red aprovechando sus ventajas pero sin interesarse lo más mínimo es su funcionamiento o en ningún tipo de filosofía. Generalmente es despreciado.

Lurker. Un término que no es en absoluto peyorativo. Se refiere a la mayoría silenciosa que sólo participa en los foros muy de vez en cuando.

Twink. Un usuario ‘repelente’. En las partidas de rol es aquel jugador que ignora todas las reglas y convenciones sociales para hacer alarde de sus superpoderes.

Los tentados por el lado oscuro de la Fuerza

Esta elite tecnológica ha sido, y sigue siendo, mal comprendida: los estereotipos cobran fuerza y las menciones erróneas en los medios de comunicación se suceden una tras otra sin descanso. El desconocimiento, pero sobre todo el miedo a lo que no se comprende, están detrás de la mala utilización del término ‘hacker’.

La ética hacker defiende la libertad absoluta de información: libre acceso y libre distribución, por lo que está emparentada estrechamente con la ética open source. Para muchos defender tanto la libertad es algo muy parecido a defender la rebelión contra el sistema, y es cierto que hay un buen número de hackers que utilizan sus conocimientos para agredir al poder establecido en forma de instituciones o grandes corporaciones, pero el sensacionalismo que han despertado es absolutamente desmedido.

Cracker es un término acuñado por los hackers hacia 1985 para defenderse contra la mala utilización que hacían los periodistas de la palabra hacker y que se refiere al que rompe la seguridad de un sistema. Los crackers forman pequeños grupos, secretos y privados (se adentran en el terreno de lo ilegal), que tienen muy poco que ver con la cultura abierta que se describe en el mundo hacker.

Todos los hackers tienen habilidades de sobra para convertirse en crackers, pero han resistido la tentación y se mantienen dentro de la legalidad, e incluso rechazan frontalmente a los caídos. Cuando un hacker responde a la llamada del lado oscuro de la fuerza se convierte un cracker o en un dark side hacker.

Warez d00dz. Una parte de estos ángeles caídos se refieren a sí mismos de esta manera porque se dedican a obtener, desproteger y/o distribuir copias ilegales de software propietario(warez).

Phreakers. Aquellos que ‘rompen’ y hacen un uso ilegal de las redes telefónicas. Durante un tiempo fue una actividad considerada respetable entre los hackers, pero este carácter aprobatorio se ha ido perdiendo.

  • Todo esto, más y mejor contado, en el recomendable Jargon File


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios