BAQUIA

Decae el interés por comprar los restos de las puntocom fallecidas

El “barato, barato” pasó a mayor gloria. Y es que los tiempos no están ni siquiera para comprar los restos de las puntocom fallecidas. Según pone de relieve un estudio elaborado por la firma Webmergers, el gasto en la adquisición de los bienes de empresas de Internet que se han declarado en bancarrota o han cerrado sus puertas se ha reducido casi a la mitad respecto al mismo periodo del año anterior.

Durante los tres primeros meses de 2002, los compradores se dejaron 1.500 millones de dólares en los bienes de 333 puntocom cerradas. Hace un año, esta cifra alcanzó los 11.100 millones de dólares en 344 firmas. Se trata de la cifra más baja registrada desde enero de 2001.

A juicio del presidente de Webmergerd, Tim Miller, la reticencia a acercarse por el mercadillo de las puntocom se debe a que la mayor parte de las empresas están más preocupadas en salir de la crisis que las atenaza que en meterse en pujas por ver quién consigue el precio más barato por los restos de las compañías que no superaron la criba del sector.

Según puntualiza el estudio, 214 de las 333 compras que se llevaron a cabo en el primer trimestre de este año estuvieron relacionadas con la infraestructura de las compañías dispuestas a comercializar sus restos. En este apartado se incluyen las aplicaciones necesarias para que pueda operar un negocio online, servicios de relación con los clientes, contenidos, medios de pago y servicios de administración.

En segundo lugar se situaron los sitios web que estuvieran en manos de la compañía, mientras que en tercera posición se quedaron los servicios y en cuarto el acceso. “Las compañías más avispadas están comprando los bienes de estas empresas con el fin de prepararse para la segunda ola de Internet. En los próximos 18 meses comenzará la recuperación y, dentro de dos años, se empezarán a ver los primeros resultados”, concluye Miller.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios