BAQUIA

¡Dejemos que aflore de una vez el mercado!

Frecuentemente, la complicidad entre los poderes económicos de los países industrializados y las elites locales/gobiernos de los países en vías de desarrollo impide que la inversión extranjera cree riqueza que favorezca a la mayoría de los ciudadanos.

¿Supone la mayor integración de las economías de los países latinoamericanos con las del mundo desarrollado una ventaja o una desventaja para estas sociedades en su conjunto? Este debate se remonta a los primeros años del siglo pasado pero sigue, como demostraron los enfrentamientos ocurridos en diciembre de 1999 en la Cumbre de la OMC en Seattle y en la del FMI de septiembre pasado en Praga, de rabiosa actualidad.

Hay dos corrientes de pensamiento.

Los que se creen víctimas del imperialismo…

Por un lado están los teóricos de la dependencia. Primero Lenin y luego, en los años 60, los estructuralistas latinoamericanos de la Cepal, afirmaban que el desarrollo social y económico de los países subdesarrollados está condicionado por fuerzas externas. En esencia, afirmaban que el subdesarrollo es causado por las relaciones de intercambio desigual entre países del centro y de la periferia. Es decir, que las economías de estos países son controladas y explotadas por el capitalismo estadounidense. Un dato en el que a priori se puede respaldar esta corriente de pensamiento es que en 1945, Argentina tenia un PIB mas grande que Canadá, pero en la actualidad su PIB no supone mas que la mitad del canadiense.

…y los que piensan que los avances son replicables en el mundo en desarrollo

Del otro lado están los teóricos de la modernización, entre los cuales está el pensador estadounidense Francis Fukuyama. Los defensores de la modernización creen que los avances tecnológicos y sociales de una parte del mundo se pueden replicar con relativa facilidad y rapidez en zonas menos desarrolladas. La utilización de Internet puede ser un buen ejemplo de esto. Ideas y conocimientos originados en una parte del mundo pueden ser transmitidos a las partes más recónditas del planeta. La \”compresión del tiempo y el espacio\” que vivimos en la actualidad, a la que se refiere el filosofo francés Jean Baudrillard, aminora la distancia entre los países ricos y zonas económicamente menos desarrolladas como lo son muchas partes de Latinoamérica.

la inversión extranjera directa en Latinoamérica es del 11,7% del total, con un 6,7% del PIB mundial

La inversión extranjera directa (IED), un motor importante de actividades productivas y de la creación de empleo, es una buena medida para determinar el grado de integración económica entre Latinoamérica y los países más desarrollados. Según la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), Latinoamérica fue la región en vías de desarrollo que mejores resultados obtuvo en este terreno en 1999, aumentando su recepción de IED en un 32% a 97.000 millones de dólares. El total (mundial) de IED en 1999 fue de 827.000 millones.

Los países desarrollados recibieron el grueso de la inversión (609.000 millones de dólares). Sin embargo, en términos relativos, la inversión dirigida a Latinoamérica es muy significativa; el año pasado recibió un 11,7% de la IED total aunque su PIB solo representa un 6,7%del PIB mundial.

México lindo (o beautiful)

México es el mejor ejemplo de integración económica en la región. En buena medida debido al Tratado de Libre Comercio. Inversores extranjeros, principalmente estadounidenses, invierten unos 14.000 millones de dólares en el país. Las exportaciones mexicanas a EEUU han crecido a un fuerte ritmo hasta llegar a un 30% del PIB mexicano. La creciente integración también se refleja en el trafico telefónico entre los dos países, que es el mayor tráfico transfronterizo del mundo.

…para unos pocos

Sin embargo la integración económica con EEUU no llega a producir efectos realmente positivos para la mayoría de la población mexicana. Son las elites económicas de ambos países (en el caso mexicano representadas por estructuras estáticas y casi monopolísticas) las verdaderas beneficiarias de la integración. (Esperemos que las cosas cambien de la mano del nuevo presidente Vicente Fox).

las instituciones no funcionan como un mecanismo eficiente de reparto de riqueza

…porque las instituciones no funcionan

Las instituciones no funcionan como un mecanismo eficiente de reparto de riqueza. ¿Porque? Los poderosos predican el mercado libre, pero no dan el ejemplo. La complicidad entre el poder económico de los países industrializados y las elites locales de los países en vías de desarrollo impide que la mayor eficiencia y riqueza creada por la integración revierta en toda la sociedad.

Véase, por ejemplo, el FMI

Las acciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) son un buen ejemplo de esta complicidad. Sirviéndose de la excusa de supuestas políticas de libre mercado, el FMI periódicamente rescata a las oligarquías políticas y económicas locales de los países en vías de desarrollo pagando a los bancos acreedores de países desarrollados. Como contraprestación, la enorme mayoría de los ciudadanos de los países prestamistas tiene que \”ajustarse aún más el cinturón\”, a través del pago de más impuestos y la reducción del gasto social. De esta manera, los ciudadanos económicamente más humildes pagan la factura creada por una clase política ineficiente y corrupta que cuenta con importantes apoyos externos.

…o el caso de Telmex

Otro ejemplo lo brinda Telmex, la compañía mexicana de teléfonos que utiliza su posición de dominación en el mercado de telefonía local para cobrar las tarifas de más caras de Latinoamérica, según un reciente informe del banco Bear Stearns.

no es que el mercado haya fallado sino que no ha habido suficiente mercado

Entre las telefónicas latinoamericanas, Telmex ingresa la mayor cantidad por línea en concepto de telefonía local, pero cobra tarifas de interconexión a sus competidores de telefonía de larga distancia que en muchos casos son superiores a las que ella misma cobra al cliente final. La tarifa de interconexión para el año 2001, anunciada recientemente por el órgano de competencia mexicano Cofetel, trata de solucionar este problema. Telmex tiene poderosos aliados en EEUU, como los bancos de inversión que le ayudan a colocar (por un precio, claro) sus emisiones de acciones y bonos en los mercados financieros o la telefónica estadounidense SBC, accionista importante de Telmex.

Los ejemplos del FMI y de Telmex demuestran que no es que el mercado haya fallado sino que no ha habido suficiente mercado; no se ha desarrollado realmente.

Volviendo a la comparación entre las economías de Argentina y Canadá, el desfase producido en el crecimiento económico de ambos países en los últimos cincuenta años se debe a la disímil fortaleza y eficiencia de las instituciones creadas durante ese periodo en ambos países.

En contraste con Canadá, el mercado como mecanismo de coordinación económico (precios, libre competencia) o político (votos, sistemas de representación directa) no ha podido salir realmente a relucir en la gran mayoría de los países latinoamericanos, donde lamentablemente los monopolios privados acuerdan relaciones privilegiadas con el aparato estatal/gubernamental.

El contraejemplo de las telecomunicaciones argentinas

las telecomunicaciones argentinas demuestran que el desarrollo y la modernización es posible para la mayoría de los ciudadanos

Una prueba de que la inversión extranjera es positiva para la mayoría una vez que existe un marco transparente de libre competencia es la actual liberalización del mercado de telecomunicaciones argentino, en el cual los precios de muchos servicios han bajado considerablemente para los consumidores. Además, en los próximos años empresas privadas invertirán miles de millones de dólares en la mejora de la infraestructura.

El desarrollo es posible y los teóricos deben ganar el debate. Pero la modernización sólo será un fenómeno importante si existen instituciones transparentes que garanticen las reglas de mercado y pongan fin a la complicidad entre gobiernos de países en vías de desarrollo, las oligarquías locales y los intereses del mundo desarrollado.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios