BAQUIA

EEUU renuncia a partir Microsoft

El Gobierno de Bush ha dado un paso atrás en su persecución contra el gigante del software al renunciar a pedir su partición en dos empresas por prácticas de monopolio. Además, ha retirado la acusación contra Microsoft por incluir el Internet Explorer en Windows — con lo que usaba su posición dominante en los sistemas operativos para barrer a la competencia en los navegadores—, clave del interminable caso antritrust iniciado por el Gobierno de Clinton y 19 Estados en 1998. La decisión, nada sorprendente tras la llegada del tejano a la Casa Blanca, supone un espaldarazo para Microsoft en la recta final del lanzamiento del Windows XP.

El Ejecutivo estadounidense, con la aquiescencia de los Estados, ha optado por buscar una solución rápida y efectiva para beneficiar de los consumidores. Renunciando a un proceso eterno para dividir los negocios de Microsoft, ha optado por pedir al juez que imponga un castigo ejemplar de ejecución inmediata.

A finales de junio, el Tribunal de Apelaciones estadounidense concedió a Microsoft una victoria pírrica. Rechazó la sentencia del Thomas Penfield Jackson —lo que aseguraba que la empresa de Gates permanecería entera por el momento— pero, además de propinar un severo varapalo al juez por sus indiscreciones con los medios y exigir que la nueva sentencia sea más favorable, el Tribunal confirmó que Microsoft es culpable de la mayoría de los cargos de abuso de posición dominante.

La juez Colleen Kollar-Kotelly, que podría optar por aplicar algunos de los dictámenes de Jackson —obligar a Microsoft a mantener el mismo precio de Windows a los 20 mayores fabricantes de PCs o prohibir subir el precio de las antiguas versiones, entre otros—, tiene ahora en sus manos el destino de Microsoft.

  • Más en The New York Times

EN BAQUÍA.COM:
Erase una vez el juicio de Microsoft
El culebrón Microsoft


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios