BAQUIA

El 36% de los hogares europeos dispone de conexión a Internet

El séptimo informe sobre la liberalización de las telecomunicaciones elaborado por la Comisión Europea refleja que Internet está calando hondo en Europa. Según sus datos, el 36% de los hogares de la UE disfruta de conexión a la Red, aunque éstas son más propias de la prehistoria de Internet que de los tiempos que corren: a través de la línea telefónica convencional. Sin embargo, los usuarios europeos se decantan con mayor asiduidad por conexiones rápidas tipo ADSL, cuyo número de líneas se incrementó un 206% entre los meses de junio de 2000 y 2001. Por su lado, las conexiones por cable aumentaron un 68% durante el mismo periodo.

Suecia es el país europeo que presenta más navegantes por kilómetro cuadrado, con un 64% de penetración en los hogares. En el farolillo rojo se mantiene Grecia, donde el uso de Internet apenas llega al 12%. En la parte media del ranking se sitúan Holanda, Dinamarca y Finlandia, países donde la conexión de los hogares supera el 50%, un porcentaje al que también llegan Irlanda, Alemania, Luxemburgo, Austria y Reino Unido.

El caso español no permite dar saltos de alegría. La distancia que le separa con el resto de países europeos se incrementa al presentar un paupérrimo 25% de hogares online. Estos datos le colocan por delante de Portugal.

Estrujándose los sesos, la Comisión Europea ha llegado a una conclusión que brilla por todo excepto por su carácter novedoso: para que se incremente la penetración de Internet en los hogares europeos se requieren conexiones más rápidas y económicas. ¡Eureka!