BAQUIA

El boletín RedMarket deja de publicarse

El boletín online y offline de pago del grupo Alimarket, especializado en noticias económicas sobre las empresas y sectores que desarrollan su actividad en Internet, ha dejado de existir en noviembre. El director de la publicación y del grupo Alimarket, Carlos Guerrero, defensor del cobro por contenidos, cree que no tiene sentido mantener una publicación por suscripción en un mercado inundado de contenidos gratuitos, en el que RedMarket no puede aportar información diferenciada parea atraer clientes.

El Grupo Alimarket es una empresa ubicada en Madrid con 83 empleados (50 de ellos periodistas) especializada en publicaciones sectoriales: alimentación y bebidas, construcción e inmobiliarias, hostelería y turismo, productos de gran consumo no alimentario, electrodomésticos y electrónica de consumo, envase y embalaje e Internet. Este último ‘sector’ se cae de las publicaciones del grupo.

En realidad, la información relacionada con la Red será absorbida por el resto de publicaciones, ya que “Internet no es un sector, es una herramienta al servicio de los negocios tradicionales”, explica Guerrero. Los cuatro redactores que componían RedMarket seguirán trabajando en otras publicaciones del grupo.

RedMarket era un boletín de entre 8 y 12 páginas que ofrecía unas 30 noticias semanales sobre Internet. Las suscripciones a los distintos productos electrónicos y de papel (Guía de portales y tiendas, Informe confidencial e Informe anual) costaban desde 15 a 114 euros. Después de un año, sólo había atraído a unos 100 suscriptores (sólo el 5% recibía la publicación únicamente en formato electrónico), cuando el umbral de rentabilidad se situaba entre los 300 y 400.

El problema de RedMarket, comenta Guerrero, es que “al contrario de otras publicaciones sectoriales del grupo, donde el 70% de la información es exclusiva, la redacción de RedMarket no podía aportar nada que no se pudiese encontrar gratis en la Red”. Para el director de Alimarket, que se declara ferviente defensor del cobro por contenidos, se trata de vender aquello por lo que la gente está dispuesta a pagar, y, en estos momentos, el contenido gratuito abunda. “Pero algún día, no sé cuando, será de pago”, afirma.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios