BAQUIA

El capital riesgo se desinfló en 2001

Al igual que los fabricantes de software o los de semiconductores, el capital riesgo concluirá este año como uno de los peores de su historia. A lo largo de 2001, la financiación a través de capital aventurero se ha despeñado un 21%, una dolorosa cifra si se tiene en cuenta que hace un año por estas fechas se utilizaban adjetivos como récord o histórico para definir el ejercicio de 2000.

El dinero que se ha destinado a la financiación de empresas se ha quedado en unos esmirriados 55.000 millones de dólares, cantidad que se ha repartido entre 200 proyectos, según pone de manifiesto un estudio de VentureWire. De estas 200 iniciativas, 15 pudieron darse con un canto en los dientes después de que la compañía de capital riesgo de turno decidiera invertir más de 1.000 millones de dólares para que su idea pudiera echar a andar o consolidarse. El año pasado fueron 250 las inversiones agraciadas, que se repartieron 70.000 millones de dólares. 18 empresas recibieron más de 1.000 millones de dólares en concepto de financiación.

A diferencia del año pasado, las puntocom no han sido las principales beneficiadas de estos fondos de inversión. Las preferidas en esta ocasión han sido 23 compañías de biotecnología, servicios médicos y tecnología destinada a la salud, que recibieron 4.200 millones de dólares, lo que supone un crecimiento del 320% respecto al ejercicio anterior. \”Los inversores están regresando a estos negocios después de que, durante los pasados años, se dedicaran casi exclusivamente a los de Internet\”, aclara Ken Andersen, editor de VentureWire. Según Andersen, las compañías de capital riesgo tratan con esta nueva estrategia de diversificarse y asegurar que el dinero que se mete regrese algún día con varios dígitos de más.