BAQUIA

El Capítulo 11 causa furor en las puntocom

Webvan, Egghead.com, Metricom… aquellos que estén al día de lo que sucede en los negocios de la Nueva Economía ya se habrán familiarizado con el Capítulo 11. Paraguas sobre el que se protegen la mayor parte de las empresas de Internet en crisis, se trata de una opción que, en principio, está reservada a todas aquellas compañías que tienen pensado llevar a cabo una reestructuración de negocio. Por contra, muchas otras han optado por acogerse directamente al Capítulo 7, reservado para las empresas a las que no les queda más remedio que echar el cierre.

La crisis que azota a la economía estadounidense y el efecto dañino que ha tenido sobre las empresas de Internet en particular, ha provocado que las solicitudes para protegerse sobre alguno de los dos capítulos se haya incrementado de forma notable estos meses. Las estadísticas recogidas por BankruptcyData.com así lo confirman: de las 139 solicitudes cursadas en septiembre, 79 correspondían a empresas que llevaran en su logotipo un .com. De estos datos se han excluido las firmas cuya marca no contuviera este sufijo.

Resguardarse bajo el Capítulo 11 conlleva en la mayoría de los casos la venta de los activos. Webvan, que se declaró en bancarrota hace un par de meses, ya tiene comprador para su parte tecnológica, por ejemplo. Los analistas consideran que esta fórmula tiene sus ventajas, sobre todo para las grandes compañías que luchan por preservar su saber hacer (know how) o algunos valores únicos. Además, cuando una compañía se declara en bancarrota, los trabajadores tienen derecho a recibir su parte correspondiente de bonus y demás incentivos. Todo un detalle por parte de los directivos.