BAQUIA

El dominio .es languidece

La matrícula española en la Red (.es) nunca ha terminado de arrancar. Lastrado por inexplicables problemas burocráticos y \’económicos\’ (\”el dominio más caro del mundo\”), el sufijo gestionado por ES-NIC (por delegación de Rediris) figura en tercera división regional en Internet. De lejos vienen las quejas por el largo trámite para su solicitud y posterior concesión, por no poder registrar nombres genéricos, porque era necesario registrarse antes como empresa, porque los particulares quedaban fuera…. lo que condujo a que el.com se convirtiese en una alternativa mucho más apetecible para registrar una propiedad de Internet en España. Y las cifras así lo demuestran.

Hasta la fecha, sólo hay 40.952 dominios \’.es\’ registrados, una cifra que resulta irrisoria frente a, por ejemplo, alemanes (.de), que cuentan con 5.459.604 o ingleses, (3.080.659), y ridícula frente a los .com (más de 21 millones), según se puede comprobar en Domain Worldwide. España se sitúa así en el puesto 40 del mundo. Lo que es peor, denuncia la Asociación de Internautas (AI), es que el \’.es\’ camina marcha atrás, como los cangrejos. Desde enero hasta ayer se habían registrado 2.837 nuevos dominios \’.es\’, en un ritmo decreciente: en mayo se registraron 527, en junio 296 y en julio 80.

El Nuevo Plan de Dominios del Ministerio de Ciencia y Tecnología tiene la intención de flexibilizar las normas de registro, aunque siga siendo uno de los más caros de Europa, para dar un empujón a este dominio infrautilizado.

A las fatídicas peculiaridades del \’.es\’, habría que añadir que a la vista de la que está cayendo sobre Internet, los dominios, en general, se abandonan a su suerte como perros en verano. Hasta 16 millones de direcciones de Internet fallecidas registra deleteddomains.com que, aunque no todas representan una empresa o proyecto personal fracasado, como afirma El País —simplemente, una empresa que en su día registró 20 dominios con variantes de su nombre, ahora se ha quedado con uno o dos porque ha perdido el miedo inicial a que se lo arrebatasen—, sí dan buena cuenta de cómo andan las cosas.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios