BAQUIA

El e-learning en la Administración Pública y la gran empresa en España

El uso del e-learning está empezando a consolidarse en España dentro de las grandes empresas e instituciones, algunas de las cuales ofrecen ya más del 20% de sus programas formativos en modalidad online. Sin embargo, sabemos poco del papel que el e-learning desempeña en las grandes organizaciones españolas, la visión que los responsables de formación tienen de él y sus previsiones de evolución futura.

Respondiendo a esta necesidad, Santillana Formación ha realizado conjuntamente con Millward Brown un estudio para conocer las necesidades de formación online de las organizaciones españolas, tanto del ámbito público como del privado, así como la evolución de sus preferencias, con el fin de poder establecer propuestas de calidad que den respuesta satisfactoria al mercado.

Papel actual del e-learning en la formación

Las empresas y administraciones públicas españolas han pasado en los últimos años de ver la formación como servicio universal que constituye un fin en sí mismo y cuyo objetivo es abarcar al máximo número de personas, a considerarla un servicio específico que busca conocer las necesidades del empleado para mejorar su desempeño en el puesto de trabajo e intenta personalizar la formación para ofrecer a cada persona lo que necesita. Esta evolución ha culminado en una visión más cualitativa de la formación, centrada en un aprendizaje activo, concreto, práctico y útil.

Como cabía esperar, la apuesta por la formación en España es más decidida entre las grandes empresas -casi un 70% ofrecerá formación a más de la mitad de su plantilla en 2005-, que entre los organismos públicos, en los que el porcentaje que formará a más de la mitad de su plantilla se reduce a un 40%. En consonancia con esta tendencia, los presupuestos de formación superiores a los 6 millones de euros son más abundantes en el sector privado que en el sector público. La formación online supone entre un 5% y un 20% del presupuesto de formación de las grandes instituciones, con un 45% de los entrevistados destinando más del 10% de su presupuesto a formación online.

Según se desprende de las opiniones vertidas, hoy en día las organizaciones españolas aprecian el e-learning como una metodología útil que puede complementar, pero nunca sustituir, a la formación presencial. Aprecian mejoras en los contenidos y las cuestiones técnicas y creen que el mercado ha ido comprendiendo el valor añadido que tiene este tipo de formación y dónde es más adecuado utilizarla. Las tres áreas que se identifican como más adecuadas para el uso de formación online en grandes organizaciones son:

  • Ofimática y nuevas tecnologías: Se utiliza para aprender el mismo medio tecnológico en el que posteriormente se va a trabajar
  • Materias y contenidos propios de la organización: El e-learning permite ofrecer información muy puntual, actualizada y de forma rápida.
  • Competencias de tipo transversal general: La formación online permite llegar rápidamente a poblaciones muy grandes y dispersas, como ocurre con la formación en idiomas o en riesgos laborales.

Entre las áreas menos adecuadas para la formación online los participantes en el estudio destacan las habilidades directivas, comerciales y de atención al cliente, ya que este tipo de formación se beneficia más del apoyo de la interacción presencial entre el alumno y el formador.

Valoración de la formación online

El conocimiento de la formación online que tienen las grandes organizaciones es amplio, a pesar de que muchas de ellas sólo tienen una experiencia corta en el uso de esta metodología. En general, las grandes empresas tienen más experiencia con programas de e-learning y una visión más amplia de la metodología ya que ofrecen cursos online para contenidos de todo tipo. Sólo un 5% de las grandes empresas no tiene iniciativas de formación online en marcha. Sin embargo las administraciones públicas tienen una experiencia más limitada, se enfrentan a una mayor resistencia de sus empleados ante esta metodología y tienen una visión más restrictiva de su uso, centrado fundamentalmente en cursos de ofimática e inglés.

Criterios de contratación

Las grandes organizaciones españolas tienen en cuenta las variables más habituales entre sus homólogas internacionales a la hora de decidirse por un programa de formación online:

  • El número de alumnos potenciales que van a recibir el curso.
  • La dispersión geográfica de los alumnos.
  • Los costes directos e indirectos de la solución.
  • La adecuación del tema y de la población de alumnos al uso de la metodología online.
  • El atractivo del planteamiento pedagógico.

Tendencias futuras

Un 80% de las organizaciones consultadas va a contratar servicios de formación online en un futuro próximo, y una mayoría prevé aumentar la cantidad de formación online que ofrece, aunque suelen situar un límite en la proporción de formación que se va a ofrecer en formato online en el futuro que oscila entre el 40% y el 50%.

Entre las tendencias identificadas más importantes, destaca un mayor protagonismo de programas de formación mixtos, que combinan la metodología online y la presencial, una personalización cada vez mayor de los contenidos, que se adaptan tanto al puesto de trabajo como a las características del trabajador, y la externalización de la gestión, que persigue delegar las funciones ajenas al profesional de formación.

Predomina la exigencia de mayor calidad en los contenidos de formación online, y la opción por cursos más cortos, modulares y baratos. También se demanda que los cursos de catálogo sean más útiles para toda la empresa, y que sean más creativos. El curso ideal para las organizaciones consultadas tiene las siguientes características:

  • Pedagógicamente impactante: Incorpora los contenidos adecuados, es creativo e interactivo y utiliza diseños novedosos.
  • Dinamizado: La figura del tutor y su papel en la motivación continua de los alumnos es muy valorada.
  • Tecnológicamente adecuado: Tanto el curso como la plataforma donde se hospeda están adaptados al entorno tecnológico del alumno y de su organización.
  • Reconocido y recompensado: El alumno está previamente motivado para terminar el curso, se siente apoyado por su organización y es recompensado si lo concluye satisfactoriamente.
  • Reforzado con clases presenciales: Las clases presenciales tienen un efecto motivador importante, y sirven para repasar los conceptos clave del programa online en un entorno con el que el alumno está muy familiarizado.

Conclusiones