BAQUIA

El fraude en los clics amenaza el modelo de Google

Hace unas semanas, el CFO de Google, George Reyes, afirmaba en una conferencia que deben tomarse urgentemente medidas para frenar el fraude en los clics, una práctica consistente en pinchar en los anuncios patrocinados que aparecen al lado de los resultados de una búsqueda, para obligar así a los anunciantes a pagar por dichos clics.

Según Reyes, se trata de una costumbre que se está convirtiendo en una seria amenaza para la industria publicitaria online tal y como está planteada en la actualidad, ya que pone en peligro nada menos que el modelo de negocio de Google o Yahoo. Según estima Jessie Stricchiola, presidente de la compañía Alchemist Media, alrededor del 20% de los clics en anuncios de texto son fraudulentos.

De este modo, los anunciantes tienen que pagar por visitas que no reciben, (o que llegan a la web sin otro interés que cerrar de inmediato la página tras el clic inicial), por lo que el sistema de búsquedas patrocinadas, que según el Interactive Advertising Bureau es la fórmula publicitaria que más crece y que genera el 98% de los ingresos de Google, pierde eficiencia y credibilidad. Ante esta situación, Google se defiende reembolsando el dinero a los anunciantes cuando hay evidencia de que hay engaño de por medio, situación en la que el buscador siempre lleva las de perder, ya que el anunciante puede siempre cumplir la amenaza de abandonar el servicio de búsquedas.

Según explica CNN Money, los principales causantes de este problema suelen ser competidores de las empresas anunciantes, que pinchan -ya sea manualmente o mediante programas diseñados con ese fin-en anuncios servidos por el programa AdSense de Google o por Overture con el único propósito de perjudicar a la competencia. Incluso existen webs creadas únicamente para alojar anuncios y pinchar en ellos con tan perversa intención.

El tema es tan grave que Reyes no duda en calificarlo como \”la mayor amenaza para la economía Internet\”, traducida en \”toneladas de dinero perdidas\” para empresas como Google, eBay, Yahoo o Amazon. Como afirma Enrique Dans en su blog, la publicidad contextual sólo puede funcionar a partir de la confianza mutua y la buena intención de todas las partes, un lema (\”don\’t be evil\”: no seas malvado) muy enraizado en la filosofía de Google.

Pero no basta con no ser malvado: hay que esperar que los demás tampoco lo sean.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios