BAQUIA

El imparable ascenso de los portátiles

Los ordenadores de sobremesa todavía predominan en las empresas, pero no será por mucho más tiempo. El uso de los portátiles, que no hace tanto eran considerados poco menos que un lujo, se extiende a marchas forzadas en las organizaciones. Y es que, en las compañías globalizadas y dinámicas de hoy, la movilidad es uno de los activos más preciados.

La utilización de PC portátiles en el mundo de los negocios ha crecido desde el promedio de uno por cada cinco usuarios en 1999 a uno por tres hoy. En los próximos años, más del 50% de los ejecutivos y oficinistas los emplearán, según IDC. Su ritmo de ventas está duplicando a la comercialización de ordenadores de sobremesa.

Aunque la demanda crece, los precios bajan, lo que también está ayudando a empujar con fuerza este mercado. Actualmente no es ya tan raro encontrar portátiles por debajo de los 600 dólares, de gama baja pero con unas prestaciones y calidades bastante aceptables. Es sólo la punta del iceberg; Forrester espera que el coste de estos PC continúe cayendo a lo largo del año.

Sin embargo, no son pocos los profesionales que trabajan en localizaciones fijas: personal administrativo, teleoperadores de call centers… Esto es lo que salvará de la desaparición a los ordenadores de sobremesa. Y en algunos sectores, como los servicios financieros, la preocupación por la seguridad puede jugar en contra de los portátiles, que pueden perderse o ser robados.

De todos modos, los fabricantes de portátiles tampoco deben dormirse en los laureles. Se impone una mayor originalidad en el diseño de estas máquinas. Por otro lado, la iniciativa de Negroponte de crear portátiles a 100 dólares -como ya adelantamos hace ocho meses en estas páginas- para los niños de todo el planeta constituye otro buen punto de partida para una mayor universalización de su uso.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios