BAQUIA

El inevitable camino hacia la VoIP

La progresión de la VoIP, la tecnología que permite el tráfico de voz y datos a través de una conexión a Internet, es imparable: numerosos datos avalan su ascensión en el ámbito empresarial, más allá del sector doméstico, donde un programa como Skype triunfa con más de 30 millones de descargas.

  • Los operadores de cable empiezan a explorar el mercado de la VoIP, al menos en los Estados Unidos, donde según Infonetics Research, el número de suscriptores de servicios de VoIP a través de cable en Norteamérica aumentó un 900% entre 2003 y 2004, pasando de 50.000 a 500.000 usuarios. Paralelamente, la inversión en equipamiento para este tipo de servicios pasó de 63 a 123 millones de dólares. En todo el mundo, los usuarios de VoIP a través de cable alcanzarán los 14 millones este año, y llegarán a 22 millones en 2008, según In-Stat.
  • La VoIP será utilizada este año por el 10% de las empresas en Estados Unidos, según Osterman Research. A medida que desciendan los costes de implantación y disminuya la reticencia de los usuarios, su penetración irá aumentando hasta alcanzar un 47% de empresas usuarios de este servicio a finales de 2007. El 75% de las empresas analizadas tiene intención de implementar esta tecnología, cuyo brillante porvenir sólo se ve enturbiado por dos posibles amenazas: la seguridad y la legislación al respecto.

  • También en EEUU, con las ofertas que ya existen por parte de teleoperadores como Vonage o Covad, el número de suscriptores domésticos de VoIP aumentó de los 3,8 millones de 2003 a los 6,5 millones de 2004. Según las previsiones de la TIA (Telecommunications Industry Association), la VoIP y la extensión de la banda ancha sean dos de los principales impulsores del gasto en telecomunicaciones en los Estados Unidos.
  • También la VoIP empieza a abrirse camino en la comunicación móvil. Aunque el número de aparatos móviles (teléfonos o aparatos multifuncionales) que incorporan tecnología Wi-Fi para conectarse a redes WLAN o hot spots y realizar llamadas por Internet es todavía mínimo, fabricantes como NTT DoCoMo o BenQ han comenzado a lanzar este año terminales con estas prestaciones. Según las predicciones de In-Stat, en 2009 habrá 250 millones de usuarios de telefonía (12% del total) que accederán a servicios de voz sobre redes WLAN, superando a los usuarios de tráfico de datos a través de Wi-Fi.
  • En Europa, según los datos de IDC se vendieron en el primer trimestre de este año casi 300.000 unidades de teléfonos con acceso IP, generando una facturación de casi 80 millones de dólares. Los teléfonos IP se están adoptando principalmente en industrias como automoción, transportes o farmacéuticas, siendo Cisco y Avaya los principales fabricantes en este pujante sector.

La presión del cambio

Ante esta situación, los responsables de tecnología de las empresas empiezan a verse sometidos a una creciente presión para migrar o actualizar su sistema de telefonía tradicional a los protocolos IP. Los beneficios potenciales derivados de este cambio se resumen en ahorro de costes, mejora de las comunicaciones y aumento de la eficacia de los procesos empresariales, aunque algunas de estas supuestas ventajas no sean palpables a primera vista.

Existen cuatro elementos fundamentales que ejercen presión para efectuar esta transición:

  1. Vendedores de sistemas de comunicación. La telefonía IP es un producto nuevo, por lo que se presta a que las compañías intenten demostrar su liderazgo en este campo naciente, sin olvidar que el cambio entraña la necesidad de renovar equipos y sistemas. La competencia por no perder clientes y colocar los servidores de última generación es dura.
  2. Medios de comunicación. La moda, la actualidad, la pujanza de una tecnología, convierten a este fenómeno en un best seller para la prensa. Cono consecuencia, los directivos se acostumnbran a leer histirias de éxito fundamentadas en la VoIP… sin olvidar que la competencia lee las mismas historias y que la tecnología sólo concede ventajas significativas a los early adopters.
  3. Personal técnico. A menudo son la vanguardia tecnológica, los primeros en testar una innovación, bien para aumentar sus conocimientos, bien para demostrar la posesión de éstos. Y una vez que la novedad se ha introducido en la empresa, es frecuente que otros se encaprichen con ella o demanden las mismas prestaciones.
  4. Análisis de mercado. De una manera similar a lo que sucede con la prensa, deben vivir pendientes de las novedades, con la obligación y el compromiso de tener al día a sus clientes, ya que las tecnologías maduras y ampliamente asimiladas por el mercado apenas levantan interés.

Pero con todo, la aproximación a la VoIP debe ser cautelosa, y realistas las expectativas sobre sus beneficios. Probablemente el cambio será inevitable, pero no debe confundirse con una necesidad urgente. Antes de proceder a este cambio, cualquier empresa debe tener en cuanta una serie de cuestiones, como:

  • No todas las empresas presentan las mismas necesidades, ni todas se encuentran en el mismo nivel de desarrollo tecnológico. El cambio será beneficioso para aquellas empresas que presenten unas determinadas necesidades o características, por ejemplo, trabajadores a distancia u oficinas virtuales, elevado volumen de conferencias, etc.
  • Debe evaluarse cuidadosamente si el descenso de la factura telefónica se va a ver descompensado o no con costes extraordinarios derivados de la transición. Es necesario un análisis del ROI.
  • Debe asegurarse que el vendedor ofrece la necesaria cobertura para situaciones de soporte tecnológico, formación, malfunciones, etc. Tampoco hay que olvidar comprobar si el ancho de banda disponible será suficiente para soportar el aumento del tráfico de datos.
  • Una transición lenta o tardía no tiene por qué ser sinónimo de retraso o fracaso tecnológico. De hecho, en aquellos entornos en los que una transición brusca no parece la solución idónea, es lógico experimentar antes en pequeña escala, para luego extender la aplicación a todo el personal.

Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios