BAQUIA

El juicio contra Napster, a un paso de su conclusión

El juicio contra Napster podría tocar a su fin. Marilyn Patel, juez del tribunal de San Francisco sobre la que recayó la resolución de la disputa hace más de un año, ha suspendido el caso durante 30 días con la intención de que ambas partes (Napster, por un lado, y la Industria discográfica, por otro), alcancen un acuerdo y eviten, así, una sentencia firme del tribunal.

La juez ha dado el visto bueno a la demanda formulada por cuatro de las cinco principales discográficas demandantes (Time Warner, BMG, Universal y Sony), que había solicitado la paralización del caso. Según fuentes cercanas a la disputa, el cambio de dirección adoptado por la Industria se debe al miedo que ha generado el hecho de que en algunas cuestiones la denuncia se pueda volver en su contra. Konrad Hilbers, CEO de Napster, se mostró entusiasmado con la decisión de la juez Patel porque contribuye a la \”la rápida conclusión del caso en las próximas semanas\”. Por su parte, Hellen Rosen, presidenta de la RIAA, ha declarado que el renacimiento de Napster hace unas semanas demostró que había limitado el número de canciones que no respetan los derechos de autor, lo que ayudará a que el caso se resuelva más pronto que tarde.

El acuerdo entre ambas partes es una cuestión clave para que el nuevo Napster pueda operar con las mínimas garantías de éxito. La compañía necesita obtener las licencias de los archivos musicales que están en manos de las cinco mayores discográficas del planeta para contar con una oferta de canciones medianamente aceptable.

El pasado día 9 de enero Napster dio a conocer su nuevo programa de intercambio de archivos musicales. Los primeros días sólo podrán acceder a la versión beta 20.000 usuarios registrados de los dos millones que lo solicitaron. El archivo musical del que podrán echar mano estará compuesto por 110.000 canciones de discográficas independientes como Vitaminic y Orchard. Una cifra ridícula si se compara con los varios millones de temas que se podían trapichear en los días de gloria del programa creado por el joven Shawn Fanning, cuando contaba con más de 60 millones de usuarios. El coste de la suscripción mensual aún está sin determinar, aunque se calcula que oscilará entre los cinco y los diez dólares.