BAQUIA

El mundo gasta miles de millones de euros para defenderse de los ciberataques

Atajar el cibercrimen le está costando al mundo miles de millones de euros. De esta forma tan rotunda se expresó Howard Schmidt, asesor de ciberseguridad del gabinete Bush, en una conferencia celebrada en Londres.

Aunque a día de hoy buena parte de las miradas recaigan en Irak, Schmidt aboga por no dejar de lado otras cuestiones delicadas. A su juicio, uno de los problemas más sensibles es el mantenimiento de la seguridad en Internet. \”Hoy en día la mayor parte de los focos recaen sobre las armas de destrucción masiva, pero también nos debemos preocupar por la proliferación en el ciberespacio de armas de disturbios masivos\”, alertó en una entrevista concedida a la agencia Reuters.

Schmidt argumenta que el cibercrimen ha aumentado de forma significativa en los últimos años, una tendencia que se mantendrá en el futuro. Los ataques no sólo están creciendo en número, sino también en sofisticación, dureza y daños. \”Ya no es necesario estar cerca del lugar del crimen. Ahora puedes encontrarte en cualquier punto del planeta para que destruyan tus sistemas\”, relató.

Para evitar este tipo de problemas, Schmidt abogó por intensificar la colaboración entre la industria y los gobiernos. \”Formamos parte del ciberespacio y todos tenemos que tomar parte en protegerle\”.

El consejero sostiene que el perfil de los criminales que tratan romper la seguridad en la Red va desde criminales de tomo y lomo hasta hackers que no conocen ni respetan fronteras. \”A medida que más se depende del sistema, cuanto más lo utilizamos, más lo explotamos\”, explicó el asesor del Bush.

Como ya suele ser habitual en este tipo de discursos, Schmidt hizo especial hincapié en el daño que causa la propagación de virus por la Red. Desde Bugbear a Code Red, en los últimos tiempos se han colado todo tipo de bacilos causando todo tipo de destrozos en las comunicaciones de Internet. El Pentagono, la CIA o el parlamento británico no han quedado indemnes del contagio.