BAQUIA

El outsourcing no convence a los directivos españoles

El 52% de los directivos españoles se siente defraudado por el outsourcing. Así lo revela el Estudio Proudfoot de Productividad 2005, una investigación realizada por quinto año consecutivo por Proudfoot Consulting, empresa de consultoría operativa.

La investigación se ha desarrollado en Alemania, Austria, España, Francia, Hungría, Portugal y Reino Unido, además de en Estados Unidos y Australia. El informe, que recoge también una encuesta realizada entre 816 altos ejecutivos de grandes empresas, destaca que de los outsourcers con experiencia, sólo el 42% afirma haber conseguido lo que esperaba en relación a la reducción de costes.

A pesar de ello, los ejecutivos españoles creen que tanto el outsourcing como la deslocalización deservicios y/o plantas pueden ayudar a reducir costes. La mayoría de los directivos
afirmó que esperaba reducir sus gastos entre un 50 y un 75% gracias a estas prácticas.

La deslocalización, el traslado de operaciones empresariales a otros países, es otra práctica que comienza a implantarse en las compañías españolas, aunque más de tres cuartas partes de los ejecutivos encuestados declararon que todavía no habían reubicado ninguna función de sus empresas.

La principal razón esgrimida por las compañías para trasladar algunos de sus servicios a otro país es el ahorro económico. Según Proudfoot, la reducción de costes puede ser considerable, aunque no de la magnitud que muchos directivos
pueden pensar; la mayor parte de los casos ronda el 30 ó 40%.

Antes de deslocalizar, las compañías deberían realizar una introspección sobre la realidad actual de la empresa y evaluar
exhaustivamente los potenciales de mejora existentes en el perímetro deslocalizable. Un serio esfuerzo de optimización de los procesos y los recursos, tanto humanos como de equipo, puede suponer grandes ahorros con menor inversión o riesgo.

Si bien, en muchos casos, deslocalizar o externalizar pueden ser decisiones cuya justificación económica es clara, su implantación no exime a los equipos directivos de su
deber en la gestión operativa. Proudfoot Consulting propone que se tengan en cuenta algunos principios base:

1) Las funciones que se quieren externalizar o deslocalizar tienen que ser optimizadas antes de ser implementadas.

2) La deslocalización de empresas no garantiza de por sí la mejora de la productividad, hay que considerar los potenciales de mejora antes de deslocalizar.

3) En muchos casos, los servicios/áreas de fabricación que se planean deslocalizar no tienen la capacidad de producir beneficios que justifiquen suficientemente el riesgo y la inversión que tal acción supone.

4) Es aconsejable ser conservador al estimar el nivel de mejora de la productividad que se puede alcanzar a través de la deslocalización.

5) Si bien una opción de deslocalización puede llegar a deslumbrar a priori, la decisión será acertada sólo si antes se ha mejorado la productividad de las operaciones actuales, corrigiendo al máximo las ineficiencias operacionales
que en ellas existan.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios