BAQUIA

El peligro del forastero online

Zumo de Red

<!–
Atencion: Este es un boletin en version HTML.
Si estas leyendo esto, es que algo no funciona bien.
Puedes recibir este boletin en formato texto modificando tus
datos en http://www.baquia.com/com/boletines/suscripcion.html
escribirnos a [email protected] para que te ayudemos a resolverlo.
–>

A:link {
COLOR: #006699; TEXT-DECORATION: underline
}
A:visited {
COLOR: #006699; TEXT-DECORATION: underline
}
A:hover {
COLOR: #006699; TEXT-DECORATION: underline
}
.pequeno { font-family:arial,verdana,helvetica,sans-serif; font-size:10px; color:#000000; }

















¿QUÉ ES?
|
RESUMEN DE LA SEMANA
|
EN BAQUÍA.COM
|
SUSCRIPCIONES
|
BAQUÍA INTELIGENCIA

Lunes 6 de
agosto de 2001
Año II, nº
432




¿Qué? ¿Vacaciones? Todo un mes sin leer Zumo de Red… te envidiamos. Pero a cambio de ese mes de libertad, a la vuelta te espera un buzón atascado con decenas de boletines sin abrir…
Si deseas ponerte al día con lo imprescindible, aprovecha nuestro Zumo de Verano, un resumen semanal elaborado por Baquía.com para los meses de julio y agosto.
Si te interesa, sigue este enlace.

¿Qué? ¿Vacaciones? Todo un mes sin leer Zumo de Red… te envidiamos. Pero a cambio de ese mes de libertad, a la vuelta te espera un buzón atascado con decenas de boletines sin abrir…
Si deseas ponerte al día con lo imprescindible, aprovecha nuestro Zumo de Verano, un resumen semanal elaborado por Baquía.com para los meses de julio y agosto.
Si te interesa, sigue este enlace.Contratación de publicidad








<FONT face="Arial, Helvetica, sans-serif"
size=-1><FONT
color=#ffffff>          
RESUMEN DE LA SEMANA del 30 de julio al 3 de agosto




  1. El peligro del forastero online
  2. El Apocalipsis que no fue










  RESUMEN DE LA SEMANA del 30 de julio al 3 de agosto



<A
name=1>1.-


El peligro del forastero online





Internet abre enormes posibilidades al desarrollo de nuevos modelos de negocio, como no cesan de demostrar aguerridos empresarios de todo pelaje. Muchos de ellos se encuentran en el papel del forastero que llega al pueblo y al que todos miran con desprecio. Un caso ejemplarizante es el de las radios por Internet (webcasters), hoy también bajo el fuego de la RIAA. Compañías como Launch o Listen.com (que se hizo los restos de otra \”outsider\”, Scour) vieron lo que muchos directivos apoltronados en sus despachos fueron incapaces de ver y supieron ofrecérselo a los usuarios. Por ejemplo, la radio a la carta. Su actitud despertó las iras de la industria y todos acabaron en los tribunales intercambiándose demandas. Si bien las nuevas radios por Internet estaban dispuestas a pagar un canon, la RIAA entendía que sus licencias de retransmisión no les autorizaban a personalizar de ese modo los servicios, y además consideraba que el canon era insuficiente y perjudicial para los artistas.

Una vez más, la RIAA reaccionó con furia con el fin de proteger la integridad de las leyes de la propiedad intelectual, hoy amenazadas por la aparición de Internet y por la conversión a bits de las obras musicales y editoriales. Con el pretexto de la defensa de los derechos económicos de los artistas, se ponía otra zancadilla a la creatividad humana con ayuda de las leyes precisamente diseñadas para potenciarla. En el origen de las trifulcas está el vacío legal o bien las dificultades de interpretación de unas normas que, como la Digital Millenium Act o la nueva directiva europea de derechos de autor, nacieron confusas, con voluntad de abarcarlo todo. ¿Son las radios por Internet equiparables a las radios tradicionales? Si es así, ¿cómo habrán de gestionarse el cobro de esos derechos, que actualmente tratan de cuantificarse mediante un procedimiento de arbitraje en la Oficina de la Propiedad Intelectual estadounidense? Esta última, y ante la pasividad del Congreso, determinó hace pocos meses que las radios tradicionales deberían pagar un canon equiparable al de sus primas puramente de Internet por distribuir sus canciones a través de este medio. Esta bien pagar, pero siempre que paguen todos. La protesta de las grandes estaciones no se hizo esperar, y ahora un juez les niega la razón. Lo contrario hubiera sido un torpedo en la línea de flotación de los webcasters, que carecen del músculo financiero de sus primos offline.
En Baquía Noticias

En cualquier caso, esto no hace sino poner de manifiesto las dificultades de aplicar los preceptos del mundo real al virtual. Algo que bien saben los congresistas estadounidenses, que acaban de extender la moratoria de impuestos que permitía a las tiendas online obviar el cobro del impuesto estatal en los casos en los que no tuvieran presencia física en el estado del comprador. Esta moratoria se aprobó inicialmente para proteger a las cibertiendas y estimular el comercio electrónico. No porque se pensara que estas debían estar exentas del cobro del impuesto en sí, sino porque no se había conseguido diseñar un modelo de gestión de los gravámenes que no terminara asfixiando a las tiendas online. En las sensatas palabras del senador Patrick Leahy, \”lo que decimos es que no hay que ahogar al niño en la bañera\”. Mejor preguntar antes de disparar, no vaya a ser que el forastero sea el nuevo médico del pueblo. Ante lo que cabe preguntarse: ¿Cuántos hemos ahogado ya? ¿Cuántos nos quedan por ahogar?
En Baquía Noticias







2.- El Apocalipsis que no fue


Cuando la prensa e incluso la televisión generalista se hacen eco de una noticia relacionada con Internet, hay que echarse a temblar. O bien se trata de un nuevo e imprescindible servicio (ahora ya se puede encargar una ración de chipirones por Internet), o del lanzamiento de un sistema operativo de Microsoft, o irremediablemente, de la parte más escabrosa de la Red: pornografía, pedofilia, pirateo de canciones, virus y hackers, todo metido en el mismo saco.

Por eso, la caída general de Internet pronosticada para el martes por Microsoft y el gobierno de EEUU tenía todas las papeletas para convertirse en noticia, y también para resultar una alarma más falsa que un euro de corcho. Es verdad que el gusano Code Red había llegado a infectar 350.000 servidores en Internet, y era un virus de los malos de verdad. Infectaba sólo a servidores, buscaba nuevas víctimas por toda la Red, y tenía como misión última un ataque masivo para colapsar el servidor de la Casa Blanca, whitehouse.gov. Vamos, una amenaza para la civilización occidental y el modo de vida americano.
En Baquía Noticias

Pero llegó el martes y no pasó absolutamente nada. Las noticias ahora versaban, por un lado, sobre los culpables de poner al mundo al borde de tal catástrofe. Los malvados creadores de virus y los administradores de red, por su descuido, fueron los primeros acusados. Después siguieron las empresas de seguridad, que por desenmascarar los agujeros de los sistemas animaban a los crackers a crear nuevos virus. De otra parte, la noticias apuntaban a un nuevo ataque de Code Red, que acechaba en la sombra.
Qué falló, en ZDNet News
El gusano Code Dead, en Wired News

Hay que tener en cuenta, claro, quién había disparado las alarmas. Por un lado Microsoft, que fabrica un programa servidor web llamado IIS (Internet Information Server), renombrado entre algunos profesionales como It Isn\’t Secure: en los siete meses de este año han publicado más de 42 parches de agujeros conocidos. Por otro lado, el brazo informático del FBI, el NIPC, famoso por su incompetencia y por haber sido infectado por el virus Sircam. Entre los informadores imparciales, el centro de coordinación CERT, que criticó indirectamente a Microsoft.
El dolor de parchear, en Wired News

Los administradores de red, cuyo día internacional se celebró el martes, pueden ser perezosos, pero con tanto parche es mejor cambiar el neumático. Lamentablemente la elección del servidor y el sistema operativo son decisiones estratégicas (políticas), y no están siempre manos de profesionales. Sea como fuere, sólo el 20% de los dominios están bajo servidores IIS de Microsoft, como demuestra el estudio realizado por Netcraft. Es un porcentaje alto, pero no para causar el colapso de la Red. Y lo más probable es que después de este pequeño escándalo, el porcentaje descienda.

Más sobre virus, en Baquía.com









<A
name=quees> ¿Qué es Zumo de Red?


Zumo de Red es un
boletín electrónico con análisis entre líneas de las
principales tendencias y corrientes en Internet y en el sector de la Nueva Economía
creado por Baquía.com.

Todos los miÃrcoles y viernes, la mejor información de Internet recién
exprimida en su buzón de correo.









<A
name=inteligencia> Baquía Inteligencia


¿Conoces las cuentas corporativas de Baquía Inteligencia?
Contrata una cuenta corporativa de Baquía Inteligencia y se te suministrará
una contraseña con la que podrás acceder a nuestro
archivo con más de 650 informes.
Cada semana un informe nuevo en profundidad de un sector determinado.
Solicita información en
[email protected] o
pinchando aquí.









<A
name=suscribirse> Suscripciones


Para recibir los boletines
de Baquía.com basta con que nos des tu dirección de correo y selecciones
con un clic entre toda nuestra oferta.
Formulario de suscripción

¿Cómo anular tu suscripción?

Tan sencillo como consultar qué boletines recibes en tu dirección de correo
y desmarcar las casillas correspondientes a aquéllos que quieras dejar de recibir. Todo ello en
el mismo
formulario.








<FONT face="Arial, Helvetica, sans-serif"
size=-1>Comentarios





<FONT face="Arial, Helvetica, sans-serif" color=#333333
size=-1>Envíe su mensaje con críticas,
comentarios, problemas en la recepción o cualquier otro asunto a
<A
href=\”mailto:[email protected]\”>[email protected].
<FONT
color=#333333>También puede escribir mediante el correo caracol o llamar
por teléfono:
Baquía Atención al cliente
C/ Costa Rica, 22 – 3ºD

28029 (Madrid) España

TEL +34 91 343 00 64




Baquía 2004 © Todos los derechos
reservados.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios