BAQUIA

El porno no quiere alta definición

Los fabricantes de nuevos formatos de DVD presumen, ufanos de sus creaciones, de la alta definición de las nuevas películas. Casi parece que pueda uno oler la hierba en Bailando con lobos, o que le vaya a salpicar la sangre en Kill Bill.

Pero eso no es deseable en todas las películas. La industria del porno, por ejemplo, empieza a ver las desventajas de tanta calidad (precisa registro). Y es que, con tanto primerísimo plano y esa elevada definición, se notan excesivamente la celulitis, las patas de gallo o las cicatrices de cirugía estética (porque no, no son así de verdad): cualquier pequeño defecto se amplifica hasta resultar antiestético. Y claro, eso arruina el objetivo de la película.

De momento se defienden grabando algunas tomas de forma diferente, evitando filmar a determinados actores desde un ángulo concreto o incluso haciéndoles cirugía estética para tapar las cicatrices.

Los estudios afirman que su experiencia con la tecnología (siempre han sido uno de los sectores pioneros en la introducción de nuevas tecnologías) les da ventaja a la hora de lidiar con este problema de imágenes demasiado ampliadas. Además de las ya mencionadas, sus técnicas incluyen herramientas de postproducción que les permiten suavizar la piel de los actores, por ejemplo.

\”El mayor problema es la marca de la maquinilla de afeitar\”, concluye la actriz, escritora y directora Stormy Daniels.
www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios